Sábado 18 de julio 2015 | Devoción Matutina para Adultos 2015 | A mí lo hicisteis

“De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis” (Mateo 25:40).

Los textos de la Escritura que nos interpelan de manera más directa son aquellos que nos hablan de la misión de la iglesia en el mundo. La doctrina social de nuestra iglesia no es el resultado de la mera reflexión teológica ni mucho menos del oportunismo eclesiástico. Más bien, es una cuestión de coherencia con el evangelio y de fidelidad a la Palabra de Cristo y a su supremo ejemplo, quien “no vino para ser servido, sino para servir” (Mat. 20:28) y quien “anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo” (Hech. 10:38). Amor, compasión, servicio, este fue su ejemplo y esta será también la interpelación que Jesús nos hará en el juicio.
Los días 19 y 20 de octubre de 1982, el fenómeno meteorológico llamado “gota fría” que casi todos los años, en septiembre y octubre, asola la costa del Mediterráneo español, descargó tal cantidad de lluvia que la presa del pantano de Tous reventó lanzando al cauce del río Júcar y sus afluentes 2.500 hm3 de agua y barro. Poblaciones enteras, como Sollana, quedaron anegadas. Cuando pasó la riada, los auxilios comenzaron a llegar de toda España: ropa, colchones, alimentos, tiendas de campaña, material sanitario, etcétera. El día 23, los medios de comunicación solicitaron ayuda humana para retirar el barro de las casas y la distribución de las ayudas acumuladas.
Ese mismo sábado organizamos un equipo de socorro en el campo de deportes del Colegio de Sagunto; profesores, personal no docente y alumnos mayores de edad (unas cuarenta personas en total) con nuestro equipo de cocina, sacos de dormir y algunas herramientas, partimos para Sollana en un autobús cedido por un vecino de Sagunto. El alcalde de Sollana nos alojó en una escuela nueva que estaba anegada en una gran parte y comenzamos a trabajar. Limpiamos casas, distribuimos cientos de colchones y mantas, repartimos alimentos y, sobre todo, dimos muchos mensajes de ánimo y esperanza a la población.
Cinco días después regresamos al colegio. Los compañeros y alumnos que no pudieron venir nos recibieron como a héroes, pero para nosotros solo fue un deber cumplido de aquellas palabras de Jesús: “A mí lo hicisteis”.
Durante aquella experiencia sentimos de manera única cómo Dios había podido usar nuestras vidas para ayudar a los más necesitados. Sí, son vivencias que no se olvidan y que representan la esencia del evangelio.
Hoy pide a Dios que use tu vida al servicio del prójimo.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2015
Pero hay un DIOS en los cielos…
Por: Carlos Puyol Buil
Lecturas devocionales para Adultos 2015
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(446)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*