Sábado 18 de julio 2015 | Devoción Matutina para Jóvenes 2015 | La misión de la iglesia

Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. Mateo 28:18-20.

Como ya mencionamos anteriormente, el gran psicólogo Viktor Frankl concluyó, a través de su observación clínica y de sus estudios científicos, que uno de los factores que más contribuyen a proporcionar a la vida su sentido, su razón de ser, es tener una misión que cumplir. Saber que estoy en la vida para algo, para cumplir una misión, le da un objetivo a mi existencia, un propósito, una tarea que realizar que me puede sostener a pesar de los distintos infortunios que pueda presentarme esta incierta vida terrenal.
Y, precisamente, uno de los aspectos más gloriosos de la vida cristiana es que Cristo no solo nos amó tanto que hizo y hace todo lo posible para salvarnos, sino también desea convertirnos en instrumentos de salvación, al habernos encargado una tarea o misión que cumplir en este mundo. Los cristianos tienen una misión gloriosa que cumplir en favor de la humanidad, misión que llena su vida de sentido y propósito, y que es un grandísimo estímulo para el desarrollo, la superación y la capacitación propias a fin de brindar el mejor y mayor servicio posible a la humanidad doliente.
En la Gran Comisión, hay varios elementos importantes, aunque hay una única orden, una única construcción verbal expresada en modo imperativo, que marca la esencia no solo de la vida cristiana, sino también del objetivo último de la misión de la iglesia: hacer discípulos.
La misión cristiana consiste entonces, por sobre todas las cosas, en conquistar a las personas para Cristo, para su amor y su voluntad, a fin de que deseen y tengan como aspiración máxima en la vida ser imitadoras de Cristo.
Súmate a la gran empresa de la redención, la de ser colaborador de Cristo en su bendita obra de salvación entre los hombres. Súmate a la misión de la iglesia: hacer discípulos.

DEVOCIÓN MATUTINA JÓVENES 2015
EL TESORO ESCONDIDO
Un encuentro con Dios en tu juventud
Por: Pablo M. Claverie
Lecturas devocionales para jóvenes 2015
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(215)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*