Sábado 19 de mayo 2018 | ¡La hora del juicio ha llegado! | Escuela Sabática Jóvenes

“Luego vi a otro ángel que volaba en medio del cielo, y que llevaba el evangelio eterno para anunciarlo a los que viven en la tierra, a toda nación, raza, lengua y pueblo” (Apocalipsis 14:6)

SÁBADO 19 DE MAYO
¡LA HORA DEL JUICIO HA LLEGADO!
Introducción – Apocalipsis 14:7
De niños, a mi hermano y a mí nos encantaba corretear y explorar castillos ubicados a lo largo de la costa de Ghana, país de África occidental en el cual crecimos y vivimos como misioneros. Saltábamos sobre antiguos cañones británicos y corríamos dentro de túneles. Hubo una experiencia en particular vivida en un castillo que nunca olvidaré: el castillo de Elmina.
Como muchos de los otros castillos construidos en la costa de Ghana, el castillo de Elmina fue construido hace más de quinientos años. Era una de las paradas más importantes en la “ruta del esclavo”, bajo el dominio de los portugueses, los holandeses, y luego los británicos. El castillo tiene varias celdas de prisión, donde se encarceló y trató de manera inhumana a hombres, mujeres y niños de la región de Costa del Oro, hasta que se los enviaba en barco a Europa o a los Estados Unidos como esclavos.
Los padecimientos a los que estas personas fueron sometidas eran inimaginables, y la mayoría de ellos murió en el viaje por el Océano Atlántico. Pero, a pesar de la severa opresión, muchos de estos esclavos cantaban y alababan a Dios mientras trabajaban en los campos. Entonaban canciones de esperanza por la segunda venida de Jesús, cuando finalmente serían liberados y llevados al Paraíso, donde serían absolutamente libres.
Este cuadro inspirador de la historia me recuerda mi personaje bíblico preferido: Pablo, y su amigo Silas. Estaban encarcelados juntos en Filipos, luego de haber sido azotados.
A eso de la medianoche, Pablo y Sitas se pusieron a orar y a cantar himnos a Dios, y los otros presos los escuchaban. De repente se produjo un terremoto […]. Al instante se abrieron todas las puertas y a los presos se les soltaron las cadenas” (Hechos 16:25, 26). El Señor los liberó de la forma más maravillosa.
A medida que se acerca la hora de la persecución y del Juicio, ¿puedes decir con confianza que estás dispuesto a alabar a Dios aun en los días más oscuros? Apocalipsis 14:7 dice: “Gritaba a gran voz: Teman a Dios y denle gloria, porque ha llegado la hora de su juicio. Adoren al que hizo el cielo, la tierra, el mar y los manantiales'”, ¡Qué tarea hermosa nos ha dado Dios! Él nos está recordando su gloria y majestad. Nos está animando a prepararnos y apresurarnos porque el fin se acerca, cuando finalmente volverá y nos llevará a nosotros, los prisioneros de este mundo pecaminoso, al Paraíso, ¡donde seremos libres de verdad!
Komal Nunfeli Swansí, Silang, Cavite, Filipinas

(4)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*