adultos«”Vosotros sois mis testigos”, dice Jehová, “y mi siervo que yo escogí, para que me conozcáis y creáis y entendáis que yo mismo soy; antes de mí no fue formado dios ni lo será después de mí”» (Isaías 43:10).
Jesús nos envió para que seamos sus representantes ante el mundo que nos rodea. Somos sus embajadores. Busqué la descripción del cargo de embajador, o representante, de una Cámara de Comercio. Me gustaría que usted la lea cuidadosamente. Mientras la lee, trate de pensar en las similitudes que presentan con lo que Jesús nos pidió que hagamos como sus embajadores. Verá que he incluido algunas sugerencias.
Empleo de embajador, descripción y declaración de misión:
Tres prioridades

 

  1. Una actitud correcta
    • Los embajadores actúan en nombre de la Cámara [del Reino de Dios]. No se refieren a sus asuntos personales, sino a la Cámara y el modo en que puede colaborar en las relaciones entre los distintos miembros [«enseñar a todas las naciones»].
    • Los embajadores son positivos y amables, a la vez que se preocupan por los miembros.
    • Su profesionalidad es probada.
  2. Disponibilidad: A lo largo del año, los embajadores asisten a tantos acontecimientos y actos de la Cámara como pueden, incluidas las reuniones mensuales de embajadores [asistencia a la iglesia cada sábado].
  3. Compromiso
    • Cuando un embajador se compromete a asistir a un acontecimiento, la gente cuenta con él.
    • Cuando se compromete a hacer contactos, a entregar información o a servir como representante de la Cámara, la gente cuenta con él.

 

Funciones y responsabilidades

 

  1. Estrella
    • Un embajador es como un actor de reparto, cuyo trabajo es hacer que la otra persona se convierta en «la estrella» [una pista: esta persona sería Jesús].
    • Un embajador brilla con entusiasmo, con actitud mental positiva e ilumina los distintos acontecimientos y actividades en los que participa.
  2. Apoyo
  • Un embajador apoya a otros miembros.
  • Un embajador apoya a Cámara representándola, comunicando sus mensajes más relevantes a los miembros y a la Comunidad,
  • Apoya a otros embajadores fomentando las energías positivas

Ser embajador de Jesús es un gran privilegio.  Basado en Juan 20:21

(318)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*