Sábado 25 de febrero 2017 | Devoción Matutina para Adolescentes 2017 | Una derrota inesperada


“Le dijeron a Josué: ‘No hace falta que todo el pueblo ataque Al, pues dos o tres mil hombres son suficientes para tomar la ciudad […]. Asi pues, unos tres mil hombres subieron para atacar Ai. Pero los de Ai los derrotaron” (Josué 7:3,4).

Una de las derrotas más dolorosas de mi vida fue la de los Vikingos de Minnesota contra los Halcones de Atlanta. Los Vikingos, a pesar de ser un muy buen equipo, nunca han ganado una copa Super Bowl, pero ese año teníamos un parcial de 16-1. Una victoria más y estaríamos en la final. Todo el mundo en Minnesota estaba eufórico, pintándose de dorado y púrpura, y saboreando la posibilidad de ver a los Vikingos convertirse en el mejor equipo de fútbol americano. En ese momento yo estaba en un encuentro de jóvenes viendo el partido con un grupo de Wisconsin (el máximo rival de Minnesota). El partido se decidía en una simple patada. Y teníamos al hombre ideal para hacerlo: Gary Anderson, ¡el primer jugador de la historia de la NFL que no había fallado una sola patada en toda la temporada! La victoria era nuestra… Hasta que Anderson falló, lo que les dio a los Halcones la oportunidad de empatar y ganar en el alargue (tiempo suplementario). La conmoción que siguió es inolvidable. Unos lloraban, otros gritaban, otros observaban horrorizados y los de Wisconsin se burlaban de nosotros. Este acto disgustó tanto a la esposa del pastor responsable del retiro que reprendió al grupo de Wisconsin, lo cual aumentó la tensión. Necesitamos una reunión adicional de oración para superar la derrota.
Justo después de la famosa batalla de Jericó, Josué tuvo una batalla menor en Ai, un raído vertedero de ruinas que debería haber sido derrotado fácilmente. Por desgracia, un hombre llamado Acán se había quedado con parte del botín de la batalla de Jericó, algo que Dios había prohibido expresamente. ¿El resultado? La derrota en Ai. Una de nuestras mayores tentaciones es pensar que, porque hemos cosechado éxito en el pasado, podemos relajarnos en nuestra relación con Dios y tomarnos libertades a la hora de obedecer sus Mandamientos. Aunque Dios puede perdonarnos cualquier cosa, el resultado de la desobediencia es el dolor. El momento de estar más cerca de Dios es después de cada éxito. Nunca pienses que eres lo suficientemente poderoso como para hacer las cosas a tu manera.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017
FUSIÓN
Melissa y Greg Howell
Un punto de encuentro entre tú y Dios
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017
http://devocionmatutina.com
========================
En Facebook: https://www.facebook.com/DevocionMatutina.Online
Grupo: https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(35)

Comments

Comentarios

Category:

Adolescentes, Matutinas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*