adultos1Sábado 29 de diciembre
LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Génesis 1:1; Hebreos 11:3; Salmos 19:1-3; Juan 1:1-3; Colosenses 1:15, 16; Juan 2:7-11.
PARA MEMORIZAR:
“En el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Gén. 1:1).
SOLO ALGO MÁS GRANDE que la creación pudo haberla creado. Así, el único Ser más grande que el universo pudo haber creado el universo. Y ese Ser es el Dios que se revela en la Biblia, el Dios a quien adoramos y servimos porque, entre otras cosas, es nuestro Creador.
También aprendemos que este Dios –el que creó el universo, el que tejió las miles de millones de galaxias en la expansión del cosmos– es el mismo que vino a la tierra para vivir entre nosotros como un ser humano y, aún más asombroso, que cargó sobre sí mismo el castigo de nuestros pecados.
A veces oímos de cosas que son “demasiado buenas para ser ciertas”. ¿Qué podría ser mejor para nosotros, como seres pecadores en un mundo caído y lleno de dolor, que conocer la maravillosa verdad del amor de nuestro Creador, un amor tan grande que lo haría descender en la persona de Cristo y vincularse con cada uno de nosotros con lazos que nunca pueden quebrarse?
En respuesta a tan maravillosa verdad, ¿cómo hemos de vivir nuestras vidas? (399)

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*