Sábado 30 de enero 2016 | Devoción Matutina para Mujeres 2016 | No existe libertad condicional

No permitiré que nadie me arrastre tan bajo que llegue a odiarlo. Booker T. Washington

UN HOMBRE que había sido prisionero de un campo de concentración nazi fue a visitar a un amigo que había compartido con él tan penosa experiencia. “¿Has olvidado ya a los nazis?”, le preguntó. “Sí”, respondió su amigo. “Yo sigo odiándolos con toda mi alma”. Con lástima, el amigo le dijo: “Entonces, aún siguen teniéndote prisionero”.
A veces, los muros que nos aprisionan están en nuestra mente. Sí, han existido razones reales para levantarlos, pero el problema es que esos muros nos van llevando a perder la libertad, y nos hacen prisioneras del resentimiento. Por causa de un trato inapropiado que hemos recibido de una amiga, le ponemos una barrera creyendo que la merece, pero nos limita tanto a nosotras como a ella; por las palabras hirientes de una hermana de iglesia le colgamos la etiqueta de “enemiga”, y no nos damos cuenta de que nuestros enemigos no son quienes nos tratan mal, nos rechazan o nos odian, sino el odio y el rechazo en sí mismos.
El amor cristiano no es cuestión de sentimientos, opiniones, ni de “caer bien o mal”. Si fuera así, Jesús no podría habernos dicho: “Amen a sus enemigos, hagan bien a quienes los odian” (Luc. 6:27), porque él no pide imposibles. El verdadero amor se basa en decisiones racionales: yo decido amar, así como Dios me ama sin sentimentalismos ni condiciones, a pesar de que no soy perfecta: “Dios prueba que nos ama, en que, cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros” (Rom. 5:8). Esa clase de amor incondicional, de libertad suprema, solo puede producirla en nosotros el Espíritu Santo.
Tal vez somos prisioneras del resentimiento, el prejuicio o el rechazo, y deseamos ser libres de esas cadenas mentales. Entonces decidamos seguir los pasos del Maestro y dar amor a quien se encuentre en nuestro camino, sea que nos haya tratado bien o mal, que lo merezca o no (según mi opinión). Dios honrará esa decisión dándonos poder para llevarla a la practica. Entonces saldremos de nuestra prisión, no en libertad condicional (porque el amor de Dios no tiene condiciones), sino libres para toda la vida, esta y la eterna.

“Amen a sus enemigos, hagan bien a quienes los odian” (Luc. 6:27)

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2016
Ante todo, cristiana
Por: MÓNICA DÍAZ
Lecturas Devocionales para Damas 2016
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(188)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*