HBOOK007-pequeños800Los ojos de Jehová están sobre los justos y atentos sus oídos al clamor de ellos. Salmo 34:15.

Tú necesitas tus oídos para oír las orientaciones de tus padres, las palabras cariñosas de tus abuelos y las demostraciones de amistad de las personas que están cerca de ti. Y las personas también usan los oídos para entender lo que tú dices, lo que pides o cuentas. Pero con Dios es diferente. Cuando él nos oye, no se limita a los oídos. Él puede oír nuestro aliento y nuestro corazón, puede oír hasta lo que le pedimos con el pensamiento sin siquiera abrir la boca.

Eso permite que Dios sepa exactamente lo que estamos sintiendo. Es bueno confiar en Dios, que conoce nuestras necesidades, nuestras alegrías y tristezas, tal cual son.

Hoy, después de tu conversación audible con Dios, aprovecha y haz una oración silenciosa, simplemente pensando. No te preocupes, pues Dios oirá.

 Hablemos con Dios

Muchas gracias, mi Dios, por oír mis oraciones. ¡Amén!

MEDITACIONES MATINALES PARA NIÑOS PEQUEÑOS

HABLEMOS CON DIOS

Por: Sueli Ferreira de Oliveira – Marta Irokawa

Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com

(358)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*