Sábado 31 de enero 2015 | Devoción Matutina para Mujeres 2015 | La poda espiritual

Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, ni desmayes cuando eres reprendido por él; porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo. Hebreos 12:5, 6.

A principios de mi experiencia con la jardinería, sentía cierto recelo cuando se aproximaba la época de la poda. Cada año era lo mismo. Observaba mi pobre jardín, mustio y triste bajo los efectos del invierno, y no lograba entender por qué cada libro de jardinería recomienda enfáticamente la poda en esa estación.
La Campanita china, el Laurel cerezo, la Rosa de Siria y el hermoso Ciprés calvo parecían implorarme que los salvase de mis tijeras asesinas. La poda significaba el aniquilamiento de una planta que, luego de sobrevivir a los estragos del invierno, de seguro perecería bajo mis tijeras.
A primera vista, la poda puede parecer un proceso drástico: se corta, se arranca, se desgaja, se descompone. Pero, en realidad, la poda es una nueva oportunidad de vida. Habría que ver el milagro que ocurre en el jardín podado cuando comienza a producir nuevas ramas y brotes que buscan las alturas con renovado vigor. La poda rejuvenece, suprime la madera seca, equilibra el peso de los frutos sobre el árbol y asegura la productividad. Equilibra el desarrollo anual de la planta, orienta las ramas hacia el sol y promueve la inmortalidad al devolverle nueva vida a aquella planta o arbusto viejos o perjudicados por las plagas o el hielo.
En definitiva, su propósito es favorecer la productividad y el desarrollo equilibrado anual de la planta. Y cuán semejante es la poda del mundo vegetal a la poda divina que utiliza Dios con sus hijos terrenales. Esta es para nuestro bien. Así como el jardinero poda las plantas que ama, Dios disciplina a los que ama. Esta disciplina es una forma de santificarnos y, muchas veces, es el método que nuestro Creador utiliza para hacernos regresar a nuestro primer amor por él.
Hay pecados tan acariciados que la voz de Dios no logra penetrar las tinieblas que estos arrojan sobre el corazón del hombre. Generalmente, lo único que puede lograr un genuino despertar en estos casos es la necesidad de Dios que trae consigo el dolor.-Olga Valdivia.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2015
Jardines DEL ALMA
Recopilado por: DIANE DE AGUIRRE
Lecturas Devocionales para Damas 2015
www.DevocionMatutina.com

(334)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*