Sábado 4 de julio 2015 | Devoción Matutina para Mujeres 2015 | “Quitad la piedra” -1

Jesús le dijo: “Tu hermano resucitará Juan 11:23

En ocasión de la primera visita de Jesús al hogar de sus amigos en Betania, sucedió aquel conocido incidente en que Marta, dejando a un lado los modales y la cortesía, explotó y rezongó porque María no le ayudaba en sus tareas domésticas (ver Luc. 10:38-42). ¿Nos suena familiar esa reacción? Puedo imaginar el semblante de Jesús mientras le decía: “Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero solo una cosa es necesaria” (Luc. 10:41, 42).
“La ‘una cosa’ que Marta necesitaba era un espíritu de calma y devoción, una ansiedad más profunda por el conocimiento referente a la vida futura e inmortal, y las gracias necesarias para el progreso espiritual. Necesitaba menos preocupación por las cosas pasajeras y más por las cosas que perduran para siempre” (El Deseado de todas las gentes, cap. 58, p. 496).
Podríamos pensar que, después de esa mirada tierna y esa llamada de atención del Maestro, Marta comenzaría a buscar a Dios. Jesús conocía el fin desde el principio, y sus palabras fueron el impulso para que Marta pudiera sobrellevar la gran prueba que sobrevendría en el futuro.
Cuando Lázaro murió, el mensajero regresó con la respuesta de Jesús y fue Marta quien lo recibió. Ella se apresuró a ir al encuentro de Jesús aunque tenía sentimientos encontrados: confiaba en él, pero le dolía la muerte de Lázaro. Esta es la experiencia humana: confiamos, pero sufrimos. Apenas lo vio, le dijo: “Señor, si hubieses estado aquí, mi hermano no habría muerto” (Juan 11:21). Pero ya no fue el mismo reclamo que le había hecho a su hermana María. Había empezado a conocer a Jesús. Su reclamo fue más bien una expresión de un deseo. Y añadió: “También sé ahora que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo dará” (vers. 22).
Ahora puedo imaginar de nuevo el rostro de Jesús al advertir que la fe de su hija crecía. Tocó sus mejillas mientras le secaba las lágrimas, y le dijo: “Tu hermano resucitará… Yo soy la resurrección y la vida” (vers. 23, 25).
Jesús también te dice hoy: “¡Yo soy la resurrección y la vida!”. Acepta su Palabra.— Samantha Rozo-Robin.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2015
Jardines DEL ALMA
Recopilado por: DIANE DE AGUIRRE
Lecturas Devocionales para Damas 2015
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(208)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*