LECCIÓN 11: LA VIDA CRISTIANA

Sábado 8 de diciembre

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Deuteronomio 8:11-17; Filipenses 2:3, 4; 1 Corintios 15:51, 52; Apocalipsis 22:1-5; Mateo 22:39; Gé­nesis 2:21-25.

PARA MEMORIZAR: “En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos” (1 Juan 3:16).

PENSAMIENTO CLAVE: Cualquiera puede llamarse cristiano. Sin em­bargo, ¿que significa esto en términos prácticos?

“HERMANOS MÍOS, ¿de que aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarlo?” (Sant. 2:14).

La Biblia enfatiza la “sana doctrina”; pero este énfasis está en el contexto de una vida santa (1 Tim. 1: 10; Tito 2:1-5) y señala que la meta bíblica es una vida ética con obligaciones hacia otros. En realidad, si miramos con cuidado estos textos, vemos que vinculan la sana doctrina con una vida correcta, ¡como si la vida correcta en si misma fuera sana doctrina!

El cristiano es un agente de Dios para la salvación y el bien de otros en la gran controversia. Estar “tan concentrado en el cielo que no se es bueno para la Tierra”, aunque sea un cliché, es una realidad que los cristianos deben evitar. Es cierto, el cielo va a ser nuestro hogar definitivo, pero ahora estamos en la Tierra, y necesitamos saber como vivir mientras estemos aquí.

Esta semana consideraremos un cristianismo práctico que debemos mani­festar en nuestra vida.

(432)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*