Viernes 1 de agosto – Devoción Matutina para Mujeres 2014 – ¡Señor, ayúdame!

“Orad sin cesar”. 1 Tesalonicenses 5:17.

Esa mañana sentí temor al salir de mi casa y me tranquilizó que mi madre orara conmigo antes de partir para la universidad. Al anochecer, cuando terminaron las clases, me dirigí a la parada del autobús para abordar el transporte que me llevaría a casa. Deseaba llegar lo más rápidamente posible. Cuando subí al colectivo, abrí la puerta delantera donde estaba el conductor, pero en ese momento sentí como si alguien me dijera que no me sentara allí. Miré hacia atrás y vi a una de mis compañeras de la secundaria, así que cerré la puerta y me senté junto a ella.
Después de algunos minutos, mientras conversábamos, sentí un fuerte golpe en la cabeza, vi como si una luz se apagara y solo recuerdo que dije: “¡Señor, ayúdame!”. Enseguida sentí otro golpe más fuerte y perdí la consciencia. Cuando me recuperé, había gente alrededor de mí, y muchos estaban llorando. Mi amiga lloraba a mi lado, tomada de mi mano. No pude ver toda la escena. En ese momento llegó la ambulancia y nos llevaron al hospital.
Estaba muy aturdida. No lograba entender lo que había pasado. Sentí un gran dolor en todo el cuerpo y no pude pararme. Me hicieron varios estudios y radiografías. Aparentemente todo estaba bien y me dieron un analgésico para el dolor. El médico me aconsejó pasar la noche en el hospital porque era conveniente observar mi estado de salud durante algunas horas, pero yo deseaba intensamente volver a casa pues sabía que mi madre estaría esperándome, como era su costumbre.
Pasada la media noche, tomé un taxi con mi amiga, que me acompañó en todo momento. Bajé con mucho dolor y al ver a mi madre todas lloramos de gratitud y emoción. Ella me ayudó a caminar y me dijo: “Sabía, hijita, que estabas en peligro y no cesé de rogar a Dios por tu vida”. Al día siguiente supe que el accidente había sido muy grave, y los que ocupaban los primeros asientos habían sido los más afectados. Dos habían fallecido. Con dolor y angustia agradecí al Señor por salvarme y escuchar las oraciones de mi madre.
Querida amiga, ahora entiendo que la oración intercesora es la llave que abre el rico depósito de la gracia, el amor y la misericordia de Dios en favor de los demás. Oremos unas por otras.

Vany Meza de Ellanes, Bolivia

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2014
DE MUJER A MUJER
Recopilado por: Pilar Calle de Henger
===============================================
DEVOCIÓN MATUTINA ADVENTISTA
VISITENOS EN:
www.DevocionMatutina.com
DALE “ME GUSTA” Y “COMPARTIR” EN FACEBOOK:
www.facebook.com/DevocionMatutina.1
===============================================

(478)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*