Viernes 10 de abril 2015 | Devoción Matutina para Mujeres 2015 | Debajo de sus alas me siento segura

Pues a sus ángeles mandara cerca de ti, que te guarden en todos tus caminos. Salmo 91:11.

Una mañana, mientras manejaba, hice un giro violento a la izquierda.
Inesperadamente se me interpuso un auto que me obligó a bajar la velocidad y cambiar de carril bruscamente. Eso me molestó, pues estaba atrasada en camino a mi trabajo. Casi de inmediato, otro auto pasó el semáforo en rojo e impactó fuertemente el automóvil que había provocado mi brusca maniobra. Vi la escena desde mi carril, y frené de golpe. ¡Literalmente quedé a un centímetro de otro vehículo! Esperé el impacto pero, gracias a Dios, no ocurrió nada. El auto chocado dio varias vueltas, le pegó a otros dos y, luego, se detuvo en medio de la calle. El vehículo que había chocado primero se quedó también parado junto al mío, y después de que se movió pude salir de la escena.
Ni siquiera podía bajarme del auto. Temblaba, y aun lloré del susto. Era algo increíble que no le hubieran pegado a mi automóvil. No me alegré de la desdicha del otro, pero le agradecí mucho a Dios por haberme visto obligada a cambiar de carril. Los testigos presenciales decían: “¡Es increíble!”
Ese día aprendí una lección y me sentí privilegiada. Yo estaba bien, no había chocado ni me chocaron. Creo que mi Padre celestial me estaba dando una oportunidad más de sentir su poderosa cercanía. Todo cobró una nueva dimensión: Mi fe se reafirmó pues le había pedido protección a Dios, y él me la dio. Sin embargo, no siempre ocurre así, porque “a veces sí nos chocan”. Esto no significa que el Señor no está a nuestro lado. Aunque pienso que las situaciones que juzgamos como contratiempos -pasa el tren, la autopista está congestionada, hay que cambiar al niño justo en el momento de salir, etc. – terminan siendo una bendición.
Así ocurre en la vida: muchas veces tenemos que dejar que pase el tiempo para tener una visión más certera de las cosas. Lo que sí “sabemos [es] que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados” (Rom. 8:28).
Al salir esta mañana de tu casa, agradécele a Dios por tu ángel guardián y por su gran amor -Alina Careaga.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2015
Jardines DEL ALMA
Recopilado por: DIANE DE AGUIRRE
Lecturas Devocionales para Damas 2015
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(280)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*