folleto segundoPARA ESTUDIAR Y MEDITAR: “Satanás sabe que aquellos que buscan a Dios fervientemente para alcanzar perdón y gracia los obtendrán; por lo tanto, les recuerda sus pecados para desanimarlos. Constantemente busca motivos de queja contra los que procuran obedecer a Dios. Trata de hacer aparecer como corrompido aun su servicio mejor y más aceptable. Mediante estratagemas incontables, y de las más sutiles y crueles, intenta obtener su condenación.
“El hombre no puede, por sí mismo, hacer frente a estas acusaciones del enemigo. Con sus ropas manchadas de pecado, confiesa su culpabilidad delante de Dios. Pero Jesús, nuestro Abogado, presenta una súplica eficaz en favor de todos los que mediante el arrepentimiento y la fe le han confiado la guarda de sus almas. Intercede por su causa y vence a su acusador con los poderosos argumentos del Calvario. Su perfecta obediencia a la ley de Dios le ha dado toda potestad en el cielo y en la Tierra, y él solicita a su Padre misericordia y reconciliación para el hombre culpable. Al acusador de sus hijos declara: ‘¡Jehová te reprenda, oh Satanás! Estos son la compra de mi sangre, tizones arrancados del fuego’. Y los que confían en él con fe reciben la consoladora promesa: ‘Mira que he hecho pasar tu pecado de ti, y te he hecho vestir de ropas de gala’ (Zacarías 3:4)” (Profetasy reyes, pp. 430, 431).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:
1. Lee la cita de Elena de White copiada arriba. ¿Cómo nos ayuda a comprender la gran verdad que es la salvación solo por la gracia? En momentos de gran desánimo personal acerca de nuestras propias faltas y limitaciones, ¿cómo podemos obtener consuelo y esperanza de estas palabras? ¿Cómo podemos aprender a hacer de esta maravillosa verdad una fuente de fortaleza que nos ayude para no alejarnos de Dios, con total desesperación, por nuestro propio sentido de indignidad? En su lugar, ¿cómo podemos hacer que esta maravillosa verdad sea la fuente de nuestra determinación de seguir amando a Dios y guardando todos sus mandamientos?
2. Como clase, repasen la pregunta final de la sección del jueves. ¿Por qué es una trampa en la que es tan fácil caer? Al mismo tiempo, ¿qué peligros potenciales hay cuando hacemos de nuestra religión nada más que una clase de servicio social? ¿Cómo llegamos a tener el equilibrio correcto?
3. Por difíciles que sean algunas partes del libro de Zacarías (y algunas partes son difíciles), ¿qué lecciones prácticas acerca de la vida cristiana puedes obtener de él?

(327)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*