Viernes 15 de julio 2016 | Devoción Matutina para Menores 2016 | El gran sueño


Cercano está Jehová a todos los que le invocan, a todos los que le invocan de veras.

El rey Nabucodonosor se retorcía y giraba, en su gran cama real. No estaba durmiendo para nada bien. Estaba teniendo un sueño que finalmente lo hizo sentarse, erguido, en la cama. Los gobernantes de esos días consideraban que los sueños eran muy importantes, e inmediatamente llamó a los gritos a sus sabios. “He tenido un sueño”, explicó, “y realmente me está inquietando”.
Los hombres sabios asintieron con la cabeza. Sí, solían resolver problemas difíciles. En su grupo estaban aquellos con habilidades artísticas, ciencias y matemáticas. Como monarca del reino más grande de la Tierra, Nabucodonosor sintió que debía tenerlos dentro de su personal. Así que, allí estaban de pie delante del rey; pero, no tenían la más pálida idea de qué se trataba el sueño. “Cuéntanos el sueño y lo interpretaremos para ti”, dijeron a coro.
“No puedo recordarlo”, dijo, observando atentamente sus expresiones. Ellos no habían esperado esto. Habían ideado que el rey les contara el sueño, y luego inventarían algo que se les ocurriera, como su significado. ¡Pero, parecía que el rey se daba cuenta de su pequeño ardid!
Los sabios buscaron evasivas, y el rey se puso furioso. “¡Ustedes díganme el sueño y la interpretación, o los cortaré en pedazos y tiraré sus casas en el basurero!”
Los sabios rogaron y suplicaron, pero la palabra del rey era definitiva; si no podían contarle el sueño, entonces cada sabio de Babilonia estaba sentenciado. Una cosa desafortunada de todo esto era que Daniel y sus amigos acababan de graduarse de sus estudios, y también eran considerados como parte del equipo de sabios. Cuando Arioc, el capitán de la guardia del rey, llegó a contar a los hebreos acerca de la orden, Daniel lo enfrentó directamente.
‘¿Por qué el rey ha hecho esto tan deprisa?”, preguntó.
Después de que Arioc explicó la historia completa sobre el inquietante sueño, Daniel pidió, con valentía, ver al monarca. Tal pedido era algo peligroso de hacer en ese entonces. Pero cuando el valeroso joven estuvo delante del rey y pidió que le dispensara un poco más de tiempo, concedió su petición sin titubeos.
Eso era todo lo que Daniel necesitaba. Inmediatamente, llamó a sus compañeros para una reunión de oración. Con frecuencia se habían vuelto al Señor, y su fe era fuerte como para creer que él les respondería ahora, en este momento de emergencia.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2016
¡GENIAL!
Dios tiene un plan para ti
Por: Jan S. Doward
Lecturas devocionales para niños 2016
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD
========================
Visita también:
http://videosadventistas.com/
http://espacioadventista.org/
========================

(93)

Comments

Comentarios

Category:

Matutinas, Menores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*