Viernes 16 de enero 2015 | Devoción Matutina para Adultos 2015 | El que me juzga es el Señor

“En cuanto a mí, en muy poco tengo el ser juzgado por vosotros o por tribunal humano. ¡Ni aun yo mismo me juzgo!
Aunque de nada tengo mala conciencia, no por eso soy justificado; pero el que me juzga es el Señor”. (1 Corintios 4:3, 4).

Emitir juicios sobre los ministros de Dios y hacer comparaciones entre ellos, ha sido práctica inveterada de algunas iglesias. En la de Corinto, los creyentes se habían dividido en cuatro partidos rivales de acuerdo con sus preferencias: los de Pablo, el fundador de la iglesia; los de Apolos, un brillante predicador de Alejandría; los de Cefas, por haber sido uno de los doce que perteneció al grupo íntimo de Jesús; y los de Cristo, que rechazaban cualquier afiliación, pero no menos agresivos que los otros, puesto que, entre ellos, había “celos, contiendas y disensiones” (1 Cor. 3:3) que daban lugar a divisiones (1:10) y en las que los peor parados eran los propios ministros, denostados por unos, que los juzgaban implacablemente, y aplaudidos por otros, que los encomiaban en exceso. En este contexto, Pablo les dijo: “En cuanto a mí, en muy poco tengo el ser juzgado por vosotros o por tribunal humano. ¡Ni aun yo mismo me juzgo! Aunque de nada tengo mala conciencia, no por eso soy justificado; pero el que me juzga es el Señor” (4:3, 4).
¿Quién no ha sido alguna vez juzgado mal, acusado de manera injusta? ¿Has sido alguna vez víctima de los celos, la perfidia o la maledicencia? ¿Te has visto calumniado, desprestigiado, hundido, denigrado o marginado por las malas lenguas sin saber cómo defenderte y sin poder demostrar la verdad?
Si no te ha ocurrido todavía, te puede llegar a suceder y, entonces, jamás has de olvidar la importancia de tener la conciencia tranquila, que Dios conoce la verdad, que él es justo y santo, que además conoce tu corazón y que él es quien te juzga y defiende. También Daniel y Pablo fueron acusados y denunciados sin motivo por sus enemigos u opositores, pérfidos los unos o simplemente equivocados los otros, pero a ambos, Dios los vindicó, los exoneró y los libró porque, al igual que Jesús, encomendaba “la causa al que juzga justamente” (1 Ped. 2:23).
Recuerda que, cuando eres víctima de malos entendidos y falsas acusaciones, hay un Dios en los cielos… que en su momento dará a cada uno lo que le corresponde.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2015
Pero hay un DIOS en los cielos…
Por: Carlos Puyol Buil
Lecturas devocionales para Adultos 2015
www.DevocionMatutina.com

(737)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*