Viernes 16 de enero 2015 | Devoción Matutina para Mujeres 2015 | Manos de liberación

Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús. Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: ¡Señor, sálvame! Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste? Mateo 14:29-31.

Tendemos a meternos en problemas. Pedro no era la excepción.
Esta vez se atrevió a pedirle a Jesús que le permitiera andar sobre el agua. Eso era humanamente imposible. Los equilibristas pueden caminar sobre una cuerda, los faquires andar sobre brasas o vidrios, y casi todos podemos trepar un peñasco, pero hay algo que nadie puede hacer: caminar sobre el agua.
A menudo pensamos que Pedro fue atrevido por lo que pidió. Pero quizá Pedro eligió bien. Soplaba un fuerte viento, el barco se estaba llenando de agua, comenzaba a hundirse, y se dio cuenta de que el único lugar seguro era al lado de Jesús. ¡Oh!, ¡si escogiésemos ir a Jesús cuando rujan las tormentas en nuestras vidas! Pero a veces no nos atrevemos a pedirle a Jesús que nos ayude “a caminar sobre el agua”. Nos quedamos en nuestro barquito sacudido por las olas, y no tenemos el valor de caminar hacia Jesús. ¡Once discípulos se quedaron en un barco zozobrante, y solo uno caminó hacia Jesús!
Sin embargo, cuando comenzó a caminar, tuvo temor. El viento aullaba y su fe flaqueó. Apartó la vista de Jesús y comenzó a hundirse. Pedro debe de haber sido un buen nadador, pero nadie está preparado para enfrentar el oleaje en una gran tormenta. Y Pedro clamó: “¡Señor, sálvame!” No había tiempo para embellecer la oración con palabras, no había tiempo para arrodillarse. Era una oración de desesperación, corta y al punto.
Quizás esa es la verdadera oración: la que proviene de aquel que sabe que no tiene otra salida, y que su única liberación puede venir de Jesús. Y Jesús extiende su mano y lo salva. ¿Será que en este momento los vientos y las tormentas de la vida te hacen sentir que te estás ahogando? ¿Será que tu fe o tu vida espiritual están zozobrando? La mano amorosa y fuerte de Jesús está a tu alcance, lista para responder a tu clamor. Porque las manos de Jesús son manos de liberación.-Nibia Mayer.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2015
Jardines DEL ALMA
Recopilado por: DIANE DE AGUIRRE
Lecturas Devocionales para Damas 2015
www.DevocionMatutina.com

(487)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*