Viernes 16 de enero 2015 | Devoción Matutina para Jóvenes 2015 | Una maravillosa obra de ingeniería biológica -1

Tú me hiciste en el vientre de mi madre. Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras. Salmo 139:13, 14.

Al contemplar el desempeño prodigioso de nuestras computadoras, con las innumerables funciones que son capaces de realizar en apenas segundos, concluimos que alguien tuvo que haber ideado su existencia, planificado los mecanismos necesarios para su funcionamiento y creado los componentes que posibilitarían en forma concreta tales funciones (y cada uno de ellos, a su vez, encierran su propia complejidad). Un ser inteligente tuvo que haber organizado su formación con una relación de necesidad, adecuación y solidaridad entre cada uno de ellos, y finalmente ensamblado todo esto en un gabinete.
No sería razonable creer que estas formidables máquinas surgieron a la existencia como producto del azar, mediante una combinación fortuita de sus elementos, y que la “inteligencia” que revelan no tiene, detrás de sí, un responsable por su extraordinaria organización y utilidad.
Sin embargo, el mundo en que vivimos (los ejemplos serían innumerables), pero particularmente el cuerpo humano, revela tal multiplicidad de funciones inteligentes, infinitamente superiores a las que realiza una computadora, en un tiempo mucho menor, que no podemos menos que concluir -aunque el escepticismo cientificista moderno se esfuerce en negarlo- que un Ser inteligente es el Autor de todo lo que existe.
Y, lo que es más, cada aparato y órgano de nuestro cuerpo, a su vez, está compuesto por miles de millones de células, cada una de las cuales, a su vez, es una maravilla de complejidad.
No hay cálculo de probabilidades que permita pensar que toda esta maravillosa obra de ingeniería biológica llegó a la existencia mediante un proceso evolutivo de combinaciones fortuitas de millones de años, con tan “buena suerte” como para llegar a existir y formar la perfecta maquinaria biológica que es no solamente la totalidad del cuerpo humano, sino aun una minúscula célula. Solo un Ser infinitamente inteligente y poderoso pudo haber diseñado esta complejidad, y haberle dado vida y sustento hasta aquí.

DEVOCIÓN MATUTINA JÓVENES 2015
EL TESORO ESCONDIDO
Un encuentro con Dios en tu juventud
Por: Pablo M. Claverie
Lecturas devocionales para jóvenes 2015
www.DevocionMatutina.com

(445)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*