Viernes 17 de octubre | Devoción Matutina para Mujeres 2014 | Lleno del amor de Dios

“[…] Y era éste hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal”. Job 1:1.

Mi abuelito Ernesto, a sus 91 años, está muy enfermo. Es difícil para mí imaginar la vida sin él. Su pérdida me dolerá mucho, pero en compensación, nuestro amado Dios, nos regaló la esperanza del regreso de Jesús. Saber que el dolor se convertirá en gozo eterno y la muerte desaparecerá es un gran alivio para mi corazón. Siento una pena profunda al saber que de a poco la luz brillante de la vida de mi abuelito se va apagando, pero esto será por un corto tiempo, hasta que Jesús vuelva.
Recuerdo los momentos que pasamos juntos, reunidos en familia, en su casa de campo. Con su particular paso al caminar, su típica ropa beige y su sombrero, que lo protegía del sol, jamás venía con las manos vacías. Siempre nos traía naranjas, mandarinas o limones de su quinta. Otras veces venía con choclos, pomelos o algo fresco para comer. Ni hablar de las deliciosas mermeladas que había en la heladera, hechas por él, y que acompañaban tan bien las galletas de la mañana y la tarde.
A veces nos sentábamos en la entrada de la casa para charlar durante horas enteras, disfrutando de su compañía. Somos trece nietos y diez biznietos, pero nunca nos hizo sentir niños ni adolescentes revoltosos. Él disfrutaba tanto de nosotros como nosotros de él. Las anécdotas de su juventud, junto a sus diez hermanos, nos hacían reír y sentirnos bien. Era un hombre de pocas palabras, pero cuando hablaba siempre nos dejaba alguna enseñanza. Tenía un carácter simétrico y ejemplar; de buenos sentimientos, calmo, pacificador y adornado de lindos modales. Era un hombre sabio en su sencillez, porque su sabiduría venía de la vida. Nunca se fue a dormir sin estudiar la Biblia y orar. Nunca se levantó sin mirar hacia el cielo p ara agradecerle a Dios por la vida y encomendarse a él. Nunca dejó de leer la meditación matutina y toda revista con buenas lecturas que llegaba a sus manos.
Mi abuelito me dejó un gran legado con su vida: el desafío de seguir su ejemplo para que mi vida y mi testimonio hablen más fuerte que mis palabras. Sé que volveré a verlo en el cielo. Cuando lo recuerdo “mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador” (Luc. 1:47).

Yanina Hengen de Treiyer, Alemania

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2014
DE MUJER A MUJER
Recopilado por: Pilar Calle de Henger
===============================================
DEVOCIÓN MATUTINA ADVENTISTA
VISITENOS EN:
www.DevocionMatutina.com
DALE “ME GUSTA” Y “COMPARTIR” EN FACEBOOK:
www.facebook.com/DevocionMatutina.1
GRUPO DEVOCIÓN MATUTINA EN FACEBOOK:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD
EN YOUTUBE: www.youtube.com/jespadillchannel
Sitios sugeridos:
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Escuela Sabática: www.EscuelaSabatica.es
Remanente Adventista: www.RemanenteAdventista.com
Mensaje Pro Salud: www.mensajeprosalud.com
===============================================

(406)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*