Viernes 18 de julio – Devoción Matutina para Menores 2014 – Colores a cuatro manos

«La ciudad era de oro puro, como vidrio pulido. Las piedras de la base de la muralla estaban adornadas con toda clase de piedras preciosas: la primera, con diamante; la segunda, con zafiro; la tercera, con ágata; la cuarta, con esmeralda; la quinta, con ónice; la sexta, con rubí; la séptima, con crisólito; la octava, con berilo; la novena, con topacio; la décima, con crisoprasa; la undécima, con Jacinto; y la duodécima, con amatista. Las doce puertas eran doce perlas; […] Y la calle principal de la ciudad era de oro puro, como vidrio transparente» (Apocalipsis 21: 18-21).

¿Puedes imaginarte una ciudad así? ¡Qué derroche de colores! Azul, verde, rojo, amarillo, naranja…, todos brillando a la luz del amor de Dios. Si tuviera un juego de marcadores de sesenta y cuatro colores, todos ellos parecerían aburridos en comparación con esta ciudad. ¡Ese es un espectáculo que no me quiero perder! ¿Y tú?
Estamos de acuerdo en que vale la pena contemplar los colores de la ciudad de Dios, pero ¿qué te parece la ropa de luz que llevaremos en el cielo? ¿Serán vestiduras blancas como las que los artistas suelen pintar en sus cuadros? ¿O será que, al igual que la luz, poseen los colores del arco iris, y de acuerdo con mi actitud creativa yo podría rediseñarlas? Escucha este sueño acerca del cielo.
Una mañana, al regresar del planeta Sofata (o el nombre que se te ocurra), me pondré a diseñar un vestido rojo que utilizaré durante mi clase de música (el ángel Gabriel me está enseñando a cantar a tres voces yo sola, sin ayuda de nadie); también voy a diseñar un traje de buceo color coral que utilizaré en las profundidades submarinas (Jonás, mi instructor de buceo, me ayudará a familiarizarme con los tiburones blancos); y un traje color pastel que llevaré al almuerzo con Jesús (él hará una ensalada de papas con una nueva variedad de papas que Adán ha cultivado). Crearé esos fantásticos y nuevos vestidos utilizando la misma vestimenta de luz.
No sé si la vestimenta de luz se ajustará a mis sueños, pero estoy segura de que no me sentiré insatisfecha con ella, ni con nada que encuentre en el cielo. Por otro lado, cuanto más hable del cielo más real me parecerá y más desearé estar allí. Así que, ¿cuál es tu más descabellada idea respecto a la vida en el cielo?

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2014
EN LA CIMA
Por: Kay D. Rizzo
__________________________________________________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Sitios sugeridos:
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Escuela Sabática: www.EscuelaSabatica.es
Remanente Adventista: www.RemanenteAdventista.com
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
__________________________________________________

(223)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*