MENORES«El cuarto ángel vació su copa sobre el sol, y se le dio al sol poder para quemar con fuego a la gente» (Apocalipsis 16:8).

¿Alguna vez has tenido una quemadura solar por haber estado mucho tiempo expuesto al sol? Yo sí. Mi cara, mi cabeza, mis brazos y mis piernas estaban rojos y me dolía mucho la piel. ¿Sabes por qué la piel se pone roja cuando pasas mucho rato bajo el sol? Hay unos rayos llamados ultravioleta que literalmente dañan la superficie de tu piel haciendo que los pequeños vasos sanguíneos que están debajo de ella se rompan. Eso suena doloroso, ¿no?

El versículo de hoy habla de la peor quemadura solar de la historia. Habla de plagas y terribles desastres que ocurrirán en la tierra a causa del sol antes de que Jesús venga otra vez. Pero no te preocupes, Dios protegerá a su pueblo y no dejará que ninguna cosa mala les ocurra a los que confían en él.

Nosotros debemos aprender a confiar en Jesús ahora, ¿no te parece? Pidámosle que guíe a su pueblo cada día. A medida que dejemos que Dios tenga el control de nuestra vida aprenderemos a confiar más en él. Él es único que puede salvarnos de las plagas, y el único que puede salvarnos del pecado. Confía hoy en Dios y deja que él sea tu «protector solar»

(303)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*