niños pequeñosDe lo que abunda en el corazón, habla la boca. Mateo 7 2:34.
Es tan pequeña la lengua, que puedes pensar que es una parte inofensiva del cuerpo. Pero, lamentablemente, la lengua puede ser muy peligrosa, porque es con ella que una persona habla mal de la otra, dice palabras feas y otras cosas que no debe decir.
Hasta podrías pensar así: “¡Ah! No me importa, porque las palabras no me lastiman”. Pero eso no es verdad. Las palabras lastiman más que una pedrada. Las piedras pueden lastimar la parte de afuera del cuerpo de alguien, pero, las palabras lastiman por dentro, en el corazón.
Las lastimaduras de la parte de afuera del cuerpo cicatrizan con el tiempo, pero las lastimaduras hechas en el corazón de las personas no siempre se cicatrizan. Ten cuidado de no lastimar a las personas con lo que hablas.

Hablemos con Dios
Querido Dios, muchas personas se me cruzarán hoy en el camino. Ayúdame a tener cuidado con las palabras para no herir a nadie y protégeme para no ser lastimado por ellas. ¡Amén!

(284)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*