Viernes 22 de agosto – Devoción Matutina para Mujeres 2014 – Nunca digas “hoy no puedo”

“Por ello, hermanos, en medio de toda nuestra necesidad y aflicción fuimos consolados de vosotros por medio de vuestra fe”. 1 Tesalonicenses 3:7.

Representaba a una empresa que comercializaba artículos quirúrgicos cuando me enteré de que en una de las instituciones de salud que solía visitar estaba internada una hermana mayor, sin diagnóstico y sin familia cerca para que la atendiera. Comencé a visitarla y a compartir promesas con ella, además de orar para que Dios la ayudara a confiarle su caso y a entender que la paciencia es una de las virtudes que preparan a sus hijos para el reino de los cielos.
Se acercaba el viernes y yo sabía que nadie iría a visitarla para recibir el sábado con ella. Así que le prometí que antes de volver a casa, luego del trabajo, pasaría por el hospital para recibir el sábado juntas. Ese viernes el ómnibus en el que volvía a casa protagonizó un accidente de tránsito en el que tres ligamentos del pliegue del codo se me dañaron. Así que me fui al hospital en el que trabajaba y entre esperas de médicos y estudios clínicos se puso el sol. Además, comenzó a caer una niebla que dejó sin señal los celulares, por lo tanto no podía avisar a mi familia de lo que me sucedía. Cuando pude salir ya eran pasadas las 19:00 y había anochecido.
Pensé en la hermana y en la tarjeta que le había preparado y pensé: “Señor, ya se hizo tarde y mi familia no sabe dónde estoy ni qué me pasó; voy otro día”, pero sentí una voz interior que me decía: “Te está esperando, serás como un ángel para ella”. No sabía bien si era la voz del Señor o mi propia conciencia, pero me dirigí al hospital. ¡Con qué emoción me recibió, y cuán edificante fue el culto para las dos! Cuando salí de allí me había olvidado de que era tarde y de que solo podía manejarme con un brazo.
Al llegar a la parada del ómnibus, un colectivo que pasaba por mi casa estaba esperando, vacío. Cuando subí arrancó y viajé sola hasta llegar a casa. El Señor me envió un “taxi”. Me sentí muy pequeña al darme cuenta de que el Rey del universo me había encomendado una tarea que no era menor: una hija suya estaba sola y me había escogido para llevarle consuelo en la hora de aflicción. Mi problema y mi dolor solo habrían sido una excusa.

Rosario Perdomo de Larrosa, Uruguay

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2014
DE MUJER A MUJER
Recopilado por: Pilar Calle de Henger
===============================================
DEVOCIÓN MATUTINA ADVENTISTA
VISITENOS EN:
www.DevocionMatutina.com
DALE “ME GUSTA” Y “COMPARTIR” EN FACEBOOK:
www.facebook.com/DevocionMatutina.1
GRUPO DEVOCIÓN MATUTINA EN FACEBOOK:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD
EN YOUTUBE: www.youtube.com/jespadillchannel
Sitios sugeridos:
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Escuela Sabática: www.EscuelaSabatica.es
Remanente Adventista: www.RemanenteAdventista.com
Mensaje Pro Salud: www.mensajeprosalud.com
===============================================

(369)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*