Viernes 24 de abril 2015 | Devoción Matutina para Mujeres 2015 | Pedir ayuda

Ayúdense unos a otros a llevar sus cargas, y asi cumplirán la ley de Cristo. Gálatas 6:2; NVI.

Algunas veces es muy difícil pedir ayuda, pero ¡debemos hacerlo! Y más aún: debemos estar atentos a la necesidad de los demás para ayudarlos. Colaborar con la tarea hogareña es una forma sencilla de ayudar al otro.
Desde niña me enseñaron a ayudar en las tareas del hogar. Mi mamá asignaba un trabajo en la casa para mí y para cada una de mis hermanas. Mi tarea era limpiar la cocina. Si había que lavar platos diez veces al día, tenía que hacerlo. Y los domingos era día de lustrar las ollas; tenían que estar limpias y sin manchas. Mi mamá las revisaba una por una; y si alguna no estaba bien, me hacía lustrarla de nuevo. Cada una de mis hermanas también tenía una tarea, y debía hacerla bien y sin ayuda.
Cuando me casé, descubrí que en la familia de mi esposo pasaba todo lo contrario. Todos hacían todo juntos: si uno lavaba los platos, el otro enjuagaba y el otro secaba. Si uno estaba cocinando, el otro hacía la ensalada, el otro cortaba el pan y el otro preparaba el jugo. Yo me acostumbré a valerme por mí misma, y me cuesta mucho pedir ayuda. Las veces que he estado enferma, me ha sido muy difícil tener que depender de otros. Sin embargo, con el tiempo, he aprendido que pedir colaboración no es tan malo, y que realmente me agrada ayudar cuando me necesitan. Más aún, he descubierto que siempre que pido ayuda… ¡la recibo!
Esto también sucede con nuestra vida espiritual: no dejamos que el Señor nos ayude y queremos hacerlo todo nosotras misma. Hasta que, un día, nos damos cuenta de que realmente necesitamos su ayuda celestial para sobrevivir en este mundo tan difícil y lleno de desafíos. Lo lindo es que nuestro Padre siempre está dispuesto a ayudarnos en cualquier momento y en cualquier lugar; solo tenemos que pedirle y estar dispuestas a aceptar su ayuda generosa.
Que en este día puedas extender tus manos al cielo y recibir la ayuda que tanto necesitas. Él está listo para dártela. Pero si tienes las dos manos ocupadas solo en recibir, no podrás seguir recibiendo durante mucho más tiempo. Por eso es necesario que recuerdes que con una mano recibes, y con la otra das -Rebeca Amador.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2015
Jardines DEL ALMA
Recopilado por: DIANE DE AGUIRRE
Lecturas Devocionales para Damas 2015
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(260)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*