HBOOK007-pequeños800

Sin embargo, siempre he estado contigo.

Me has tomado de la mano derecha. Salmo 73:23.

¡Agarrarse de la mano es muy importante! ¿Ya lo notaste? Si vas a cruzar la calle es mucho mejor si tomas la mano de alguien.

Si sientes miedo, ese sentimiento se va si alguien especial agarra tu mano.

¿Y si estuvieras enfermo? Es lo mismo. Las personas enfrentan la enfermedad con más confianza para sanarse rápidamente, si alguien los está cuidando.

La mano de Dios, más que ninguna otra mano, transmite seguridad. Cualquier problema, pequeño o gigante, se torna insignificante cuando tomamos la mano de Dios. Hoy, habla con él a fin de no dejar que tu mano se escape de la mano de él.

 Hablemos con Dios

Querido Dios, aprieta mi mano bien fuerte y dirige mis pasos. ¡Amén!

 MEDITACIONES MATINALES PARA NIÑOS PEQUEÑOS

HABLEMOS CON DIOS

Por: Sueli Ferreira de Oliveira – Marta Irokawa

__________________________________________________

Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com

Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org

Devoción Matutina en video:

Youtubewww.youtube.com/jespadillchannel

__________________________________________________

(343)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*