HBOOK007-pequeños800

Cuando tú ayudes a los necesitados, no se lo cuentes ni siquiera a tu amigo más íntimo. Mateo 6:3.

Un padre salía del mercado con su hijito. De repente, el niñito pidió una manzana acaramelada.

Mientras el padre pagaba el dulce, otro pequeño se acercó y se quedó mirando la manzana en la mano del niño. El hombre pagó otra manzana acaramelada, y se la dio al pequeño, el cual se fue, feliz de la vida.

El hijo creyó que lo que había hecho su padre era lo máximo y dijo que no veía la hora de contárselo a otras personas. El padre le explicó que nadie debe ayudar a los otros para gloriarse de ello.

Debe ayudar con el corazón, sin esperar nada a cambio, ni siquiera reconocimiento.

En general, evitamos que los otros sepan de las cosas malas que hayamos hecho. Por otro lado, cuando hacemos algo bueno, si pudiéramos, lo publicaríamos en el diario.

Sin embargo, el versículo bíblico de hoy dice que hagamos exactamente lo contrario. Debemos hacer el bien, pero mantener la boca cerrada.

Hablemos con Dios

Querido Dios, ayúdame a contener mi entusiasmo cuando ayudo a alguien.

Que lo haga con todo mi corazón, pero que no sienta necesidad de andar contando eso por ahí. ¡Amén!

MEDITACIONES MATINALES PARA NIÑOS PEQUEÑOS

HABLEMOS CON DIOS

Por: Sueli Ferreira de Oliveira – Marta Irokawa

__________________________________________________

Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com

Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org

Devoción Matutina en video:

Youtubewww.youtube.com/jespadillchannel

Vimeowww.vimeo.com/jespadillchannel

__________________________________________________

(349)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*