Viernes 3 de julio 2015 | Devoción Matutina para Adultos 2015 | Líbranos del maligno

“No hablaré ya mucho con vosotros, porque viene el príncipe de este mundo y él nada tiene en mí” (Juan 14:30).

El término griego poneron se aplica tanto al mal en general como al maligno.
Aunque esta petición, “líbranos del mal”, está unida a la anterior en el Padrenuestro, tiene un alcance mucho mayor: primero, pedimos que Dios controle nuestras pruebas; ahora suplicamos que nos libre del maligno. No podemos pedir a Dios que nos libre totalmente de las tentaciones menores porque, a menudo, forman parte de la pedagogía que el cielo usa en la formación de nuestro carácter.
Dios permite esas pruebas para ayudarnos a madurar espiritualmente y a confiar más plenamente en él. Pero lo que aquí pedimos es la liberación de la tentación mayor, de la amenaza que no implica solamente un peligro pasajero o una corrupción momentánea, sino la caída total; es decir, el dominio ilegítimo, incomprensible e inexplicable de aquel a quien la Escritura llama Satanás. Nosotros, como criaturas humanas, no podemos hacer nada contra él, no tenemos defensa ante su poder. Dios es superior al maligno; pero nosotros, no. Y sabemos que allí donde Dios está ausente y no es el Soberano, es el otro quien domina y sigue engañando y proponiendo a sus víctimas, “seréis como dioses”.
No se trata de una simple liberación. La seducción diabólica nos impide ver que somos sus esclavos, que estamos bajo su dominio. El mayor peligro para un hijo de Dios es caer en esa situación en la que la influencia del espíritu del mundo y las directrices insinuantes del maligno llegan a ser algo inconsciente, una situación en la que fácilmente se pueden confundir los valores cristianos con los terrenales. La tentación mayor consiste en hacernos amar nuestra esclavitud, en ignorar nuestra verdadera condición espiritual.
Pero nuestra liberación del maligno ya está asegurada y cumplida. No es una posibilidad o una conjetura, sino un hecho. Es el don de Aquel que vino a este mundo, ocupó nuestro lugar, resistió a la tentación y venció al diablo.
Dios no intervino desde la altura de su poder infinito, sino desde el fondo de la debilidad humana. La liberación no consistió en un rayo del cielo que fulminó a Satanás, sino en esa vida que Dios vivió por nosotros en su Hijo, en esta tierra; fue la existencia terrestre de Jesús, sobre quien las fuerzas del mal no ejercieron ningún tipo de dominio. Como nos dice el apóstol Pablo, Jesús “fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado” (Heb. 4:15).
No es ineludible que Satanás gobierne tu vida. Jesús puede liberarte hoy.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2015
Pero hay un DIOS en los cielos…
Por: Carlos Puyol Buil
Lecturas devocionales para Adultos 2015
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(243)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*