Desde el corazonEl alma generosa será prosperada; y el que saciare, él también será saciado. Proverbios 11:25.

En el plan de salvación, la sabiduría divina estableció la ley de la acción y de la reacción; de ello resulta que la obra de beneficencia, en todos sus ramos, es doblemente bendecida. El que ayuda a los menesterosos es una bendición para ellos, y él mismo recibe una bendición mayor aún…

Para que el hombre no perdiese los preciosos frutos de la práctica de la beneficencia, nuestro Redentor concibió el plan de hacerlo su colaborador… Por un encadenamiento de circunstancias que invitan a practicar la caridad, otorga al hombre los mejores medios para cultivar la benevolencia y observar la costumbre de dar, ya sea a los pobres o para el adelantamiento de la causa de Dios.

Las apremiantes necesidades de un mundo arruinado nos obligan a emplear en su favor nuestros talentos, dinero e influencia, para hacer conocer la verdad a los hombres y las mujeres que sin ella perecerían… Al dispensar a otros, los bendecimos; así es como atesoramos riquezas verdaderas…

La cruz de Cristo es un llamamiento a la generosidad de todo discípulo del Salvador. El principio que proclama es el de dar, dar siempre. Su realización por la benevolencia y las buenas obras es el verdadero fruto de la vida cristiana. El principio de la gente del mundo es ganar, ganar siempre; y así imagina alcanzar la felicidad. Pero cuando este principio ha dado todos sus frutos, se ve que solo engendra la miseria y la muerte…

Cristo asignó a los seres humanos la obra de esparcir el evangelio. Pero, mientras algunos salen al campo a predicar, otros lo obedecen sosteniendo su obra en la tierra por medio de sus ofrendas… Este es uno de los medios por los cuales Dios eleva al hombre. Es exactamente la obra que conviene a este, porque despierta en su corazón las simpatías más profundas y lo mueve a ejercitar las más altas facultades de la mente…

Dios ha establecido el sistema de la beneficencia para que el hombre pueda llegar a ser semejante a su Creador, de carácter generoso y desinteresado…

Los que creen en Cristo deben perpetuar su amor… Reuníos alrededor de la cruz del Calvario, dominados por un espíritu de sacrificio personal y de completa abnegación… Al contemplar al Príncipe del cielo que muere en la cruz por vosotros, ¿podéis cerrar vuestro corazón, diciendo: “No, nada tengo para dar”?

Dios os bendecirá si hacéis lo mejor que podéis -Review and Herald, 3 de octubre de 1907; parcialmente en Consejos sobre mayordomía cristiana, pp. 15-18.

 

MEDITACIONES MATINALES PARA ADULTOS 2013

DESDE EL CORAZÓN

Por: Elena G. de White

Visite nuestra web Oficial: www.DevocionMatutina.com

Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org

(404)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*