HBOOK007-pequeños800Yo siempre he seguido sin desviarme el camino que él me ha señalado. Job 23:11.

Mírate tus pies y responde: ¿Cómo vivirías sin ellos?

Tus dedos tan bien formados se pueden mover libremente. La parte de abajo del pie es perfecta: fuerte y flexible, ella te ayuda a correr, saltar, agacharte. Solamente nuestro maravilloso Dios podría haber planeado esa increíble parte del cuerpo.

Los animales de cuatro patas las precisan todas para mantenerse en equilibrio, pero tú no. Solo con dos pies, tú puedes estar perfectamente parado sin caerte. Eso, mi amiguito, ¡es obra de Dios!

Hablemos con Dios

Muchas gracias por mis pies. Ayúdame a ir con ellos solamente a los lugares que te agraden. ¡Amén!.

MEDITACIONES MATINALES PARA NIÑOS PEQUEÑOS

HABLEMOS CON DIOS

Por: Sueli Ferreira de Oliveira – Marta Irokawa

Visite nuestra web Oficial: www.DevocionMatutina.com

Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org

(343)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*