Viernes 6 de febrero 2015 | Devoción Matutina para Adultos 2015 | La Biblia y la libertad

“Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: ‘Si vosotros permanecéis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres (Juan 8:31. 32).

Conocí a Jean Henri Weidner en los actos de clausura de nuestra Facultad de Teología de Collonges (Francia). Florrorizado por el exterminio de miles de judíos por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, Weidner organizó en su juventud una red secreta no violenta, la Dutch-Paris, para salvar judíos introduciéndolos clandestinamente en Suiza.
Mientras buscaba una nueva ruta para llegar a España y luego huir a Inglaterra, Weidner y otra persona fueron detenidos en Toulouse (Francia) y encerrados en el cuartel general de los Milicianos, cuerpo militar francés colaboracionista. Después de ser brutalmente torturados, los arrojaron en un calabozo en el quinto piso del edificio. Algunas horas más tarde, entró un oficial quien le preguntó reciamente: -¿Es usted protestante?
-Soy adventista del séptimo dia -respondió Weidner-, Pero ¿por qué me hace esta pregunta?
-He encontrado esta Biblia en el bolsillo de su chaqueta -dijo con firmeza el militar-. Yo soy católico y tengo mucho respeto por la gente que lee la Biblia. Estudié en la universidad de Montpellier con compañeros evangélicos y ellos leían diariamente la Biblia. Yo los admiraba.
Al escuchar esas palabras, Weidner se alegró de tener la costumbre de llevar siempre su Biblia consigo. Entonces, otro oficial se acercó para comunicar a los prisioneros que los alemanes vendrían a buscarles al día siguiente para ejecutarlos. Pero cuando el oficial católico y él se quedaron de nuevo solos, este les dijo: -Quisiera hacer algo por vosotros pero…
Entonces, Weidner se armó de valor y le dijo:
-¡Ayúdenos a escapar! ¡Trasládenos al entresuelo del edificio! Desde allí podremos acceder a las ventanas que dan a la calle.
Así lo hizo. A las seis de la mañana, Weidner y su compañero de prisión saltaron desde un balcón a la calle y huyeron, alcanzando la libertad propiciada por la Providencia divina.
Pero hay un Dios en los cielos… cuando todo parece perdido y no se vislumbra ninguna esperanza. Para Dios no hay nada imposible. Y, así como libró a Jean Weidner de una segura ejecución, puede librarte este día de cualquier contrariedad que esté agobiando tu vida.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2015
Pero hay un DIOS en los cielos…
Por: Carlos Puyol Buil
Lecturas devocionales para Adultos 2015
www.DevocionMatutina.com

(448)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*