Viernes 7 de febrero – Devoción Matutina para Menores 2014 — La cobra escupidora

«Él, en el momento preciso, todo lo hizo hermoso» (Eclesiastés 3: 11).

Connie odia las serpientes. Dice que son animales malignos, monstruos repugnantes, mutaciones de la creación. Comenzó a odiarlas cuando sus dos primos atrapaban serpientes de jardín y la perseguían con ellas. Para
Connie, la única serpiente buena es la que está muerta. Aun así, después de ver una serpiente muerta tiene pesadillas. Cuando sale una serpiente en la televisión, ella cierra los ojos.
Si Connie estuviera caminando por el desierto y se topara con una cobra escupidora, su primera reacción sería matarla. Después de todo, esta cobra escupe un veneno tan poderoso que puede dejar ciega a una persona. Pero aunque ella no supiera nada sobre el poderosísimo veneno de la cobra escupidora, su miedo la llevaría a matarla.
Como Connie evita incluso escuchar la palabra «serpiente», no se ha enterado de que hace poco unos científicos inyectaron el veneno de la cobra escupidora a unos ratones con cáncer. Curiosamente, el veneno destruyó el cáncer y no mató a los ratones. Estos científicos esperan que en un futuro cercano, el veneno de esta cobra pueda ser usado para curar ciertos tipos de cáncer en los seres humanos.
Si Connie estuviera enterada de este descubrimiento científico, y si su mamá tuviera un cáncer que el veneno de la cobra pudiera curar, ¿se apresuraría Connie a matar a la cobra? Tal vez no. Sin embargo, conociendo a mi hermana, sé que seguiría manteniendo una distancia prudencial de su odiada enemiga. La serpiente no habría cambiado. Solo Connie habría cambiado.
El nuevo tratamiento que podría salvar la vida de su mamá habría cambiado su perspectiva de las cosas. La bestia antes detestable, sería ahora casi milagrosa.
Si Connie hubiera matado a la cobra escupidora antes de enterarse de su potencial para curar el cáncer, lo habría hecho ignorantemente. Si la hubiera matado después de enterarse de que podía salvar la vida de su mamá, habría actuado neciamente. Cuando se ve confrontada, la mayoría de la gente reacciona o agresivamente atacando al enemigo, o huyendo en dirección contraria.
Muy pocos miran las cobras de su vida como una oportunidad para que Dios convierta lo malo en algo hermoso. Él ha prometido convertir las adversidades en bendiciones, y los problemas en triunfos. Dios ha prometido que si tan solo su pueblo cree, en el momento preciso hará todo hermoso.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2014
EN LA CIMA
Por: Kay D. Rizzo
__________________________________________________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Devoción Matutina en video:
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
__________________________________________________

(311)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*