Pide con todas tus fuerzas inteligencia y buen juicio; entrégate por completo a buscarlos, cual si buscaras plata
o un tesoro escondido. Proverbios 2:3,4.

Martín pasó un buen tiempo en el fondo de su casa cavando un pozo. Él tenía la convicción de que allí encontraría un tesoro escondido. Encontró apenas un pedazo de loza azul, un hueso del muslo de un pollo y una cerradura vieja y oxidada. Pero él no desistió. Dijo que aún iba a encontrar su tesoro.
¡Qué bueno que sería si todos procuraran sabiduría con la misma voluntad que buscan tesoros! La Biblia dice que Dios le puede dar sabiduría a cualquiera que se lo pida. Creo que ese es un buen pedido para hacerle hoy a Dios. ¿Qué te parece a ti?

Hablemos con Dios
Señor, dame sabiduría para que deje de hacer cosas disparatadas y me convierta en una mejor persona. ¡Amén!

(510)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*