16 de marzo 2020 | Devoción Matutina para Adolescentes 2020 | William Shakespeare

“Algunos nacen grandes, algunos logran grandeza y a algunos la grandeza les es impuesta”

UNA IDEA GENIAL PARA CADA DÍA

Lecturas Devocionales para Adolescentes 2020

“Con el orgullo viene el oprobio; con la humildad, la sabiduría” (Prov. 11:2).

Era una noche oscura, sin Luna, en 1943, cuando el barco lanzatorpedos de la marina de los Estados Unidos patrullaba el Pacífico Sur en busca de barcos japoneses. Y entonces, vieron que uno se dirigía directamente hacia ellos a gran velocidad. El destructor japonés rebanó el barco por la mitad y continuó su camino.

Después de la explosión, los sobrevivientes se aferraron a la popa hasta que comenzó a hundirse. Luego, comenzaron a nadar en dirección a una isla diminuta. Y es hora de presentar al primero de los tres héroes del devocional de hoy: Jack Kennedy, el comandante del barco PF-109. Con una tira de un chaleco salvavidas entre los dientes, comenzó a arrastrar hacia la isla a un marino con quemaduras graves. Los otros marinos avanzaban pateando en el agua mientras se sostenían de pedazos de madera.

Estuvieron atrapados en la isla en aguas enemigas por seis días, sobreviviendo a base de cocos; y entonces, llegaron los otros dos héroes. Biuku y Eroni estaban remando en una canoa cuando pasaron cerca de la isla y vieron que Jack saltaba y hacía señas. Los dos nativos de las Islas Salomón eran egresados de la escuela de la misión adventista del séptimo día. Ahora trabajaban encubiertos como espías. Jack les pidió que llevaran un mensaje, tallado en un coco, a la base naval más cercana.

Eso implicaba remar 65 kilómetros por un océano patrullado por japoneses, que ya habían torturado y asesinado a otros espías nativos. Pero ellos aceptaron la misión, que terminó salvando la vida de once marinos. Varios años después, Jack (John F. Kennedy) invitó a Biuku y a Eroni a la ceremonia en la que asumió como presidente de los Estados Unidos.

Cuando la tripulación recordó el rescate, se acordaron de que los dos isleños cantaban: “Sí, Cristo me ama” mientras remaban en el océano.

La gente quería reconocer a Jack por lo que había hecho para salvar la vida de su tripulación, pero él decía humildemente que no merecía que le dijeran héroe.

-Fue involuntario -afirmaba- Hundieron mi barco. Kim

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2020

UNA IDEA GENIAL PARA CADA DÍA

Kim Peckham

Lecturas Devocionales para Adolescentes 2020

(10)

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*