Una silueta de Jesús

(Ester)

Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación. 1 Pedro 1:18,19.

“Ella se parece mucho a su mamá. Es difícil distinguir sus voces por teléfono”. Hemos escuchado esto muchas veces, ya que las madres y las hijas comparten genes. A veces madre e hija no son similares en lo físico, pero sí en la conducta.
Algunas mujeres se distinguen por ser serviciales, otras por ser muy generosas y aun por sacrificar todo por su familia o darlo todo por sus amistades.
Los teólogos tienen términos específicos para una similitud bíblica: el tipo y el antitipo. El tipo es una persona o un tema del Antiguo Testamento que prefigura, se parece a alguien o a algo del Nuevo Testamento. Así como las madres y las hijas nunca son exactamente iguales, los tipos y los antitipos tampoco son idénticos.
En el libro y en la vida de Ester podemos ver temas y características que semejan la vida y la persona de Jesús. Ambos vienen de una familia pobre. Jesús y Ester vivieron bajo un gobierno que no era judío. Jesús no tiene un padre terrenal y Ester era huérfana de padre y madre. Al observar las raíces de ambos, nadie imaginaría que serían héroes.
La similitud más fuerte y el tema central de la vida de ambos es el rescate de un pueblo. Ester semeja a Jesús como la intercesora que está dispuesta a darlo todo —aun su vida— para salvar a su pueblo. Ester, como tipo de Jesús, es una sombra, una silueta en el Antiguo Testamento de alguien que intercede por su pueblo.
Jesús y Ester no buscan su propio bien sino el de su pueblo. Ambos pueblos necesitan ser rescatados, aunque de diferentes circunstancias. Ester intercede por un pueblo para que viva temporalmente en la tierra; Jesús muere para que este mundo pueda vivir eternamente e intercede por el pecador para que pueda ser perdonado y vivir en el cielo.
La vida de Ester nos da un ejemplo tangible de que Dios puede y salva a su pueblo. Te invito a confiar en el hecho de que, así como el Señor salvó a los judíos, también te salvará a ti. -LS

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2019
HIJAS DEL REY
Diane de Aguirre (Compiladora)
Lecturas Devocionales para Mujeres 2019

(28)

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*