HBOOK007-pequeños800

Los Israelitas llamaron maná a lo que recogían.

Era blanco, como semillas de cilantro, y dulce como hojuelas de miel. Éxodo 16:31.

¿Has comido alguna vez pan de miel? ¡Es riquísimo! Imagínate si, cada mañana, encontraras un montón de panes de miel en la puerta de tu casa… ¡Podrías tomar tantos como quisieras!

Pues, ¿puedes creerlo?, ya sucedió algo muy semejante a eso. El pueblo de Dios anduvo por el desierto por un largo tiempo. ¿Y que hay en el desierto? Solamente arena y piedras. No hay nada para comer.

Dios no iba a dejar que su pueblo muriera de hambre. Por eso, cada mañana, después que el rocío se secaba, había un tipo de alimento desparramado por todos los rincones. Y su sabor era semejante al pan de miel. ¡Mmm! ¡Qué delicia!

Dios provee todo lo que precisamos para vivir bien.

Debemos agradecerle y confiar siempre en él.

Hablemos con Dios

¡Qué maravilla es conocer todas las cosas buenas que tú preparas para mi!  Muchas gracias Señor, por todo lo que me das. ¡Amén!

 

Meditaciones Matinales para niños pequeños

Hablemos con Dios

Por: Sueli Ferreira de Oliveira – Marta Irokawa

Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com

(262)

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*