HBOOK007-pequeños800

Y háganme un santuario para que yo habite entre ellos. Éxodo 25:8.

Cuando a uno le agrada una persona, quiere estar cerca de ella el mayor tiempo posible. Es por eso que, cuando piensas en alguien para jugar, te acuerdas de tu mejor amigo.

Los israelitas eran el pueblo escogido de Dios. Ellos viajaban hacia la tierra que les había sido prometida.

Mientras todavía estaban caminando en dirección a esa tierra, Dios ya quería estar bien cerquita de ellos, por eso les ordenó que construyeran un lugar para que él habitara entre ellos.

Dios no hizo eso solamente porque quería estar siempre junto a su pueblo. Él hizo eso para que su pueblo supiera que él estaba allí. ¡Eso es amor!

¿Te gusta tener a Dios cerca? Debes saber que él es omnipresente, lo que quiere decir que puede estar en todos los lugares al mismo tiempo. O sea, él está contigo ahora.

¡Qué bueno! ¿No es cierto? ¡Eso es amor!

Hablemos con Dios

Amado Dios, yo te agradezco porque sé que tú estás siempre conmigo.

Sálvame para que yo pueda verte personalmente algún día en el cielo. ¡Amén!

 

Meditaciones Matinales para niños pequeños

Hablemos con Dios

Por: Sueli Ferreira de Oliveira – Marta Irokawa

Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com

(323)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*