HBOOK007-pequeños800

Honra a tu padre y a tu madre. Éxodo 20:12.

A nadie le gustan las espinas porque, si las tocas, te lastiman. Pincharse el dedo con una espina duele mucho. Y parece que las espinas están allí, escondidas exactamente en los lugares por donde pasarán nuestros dedos.

Pero nos gustan las rosas. Son tan suaves, tan perfumadas, tan… ¡lindas! Gracias a las rosas, terminamos aceptando las espinas. ¿Sabes una cosa? Las espinas son muy importantes a fin de que las rosas se mantengan suaves y lindas, pues protegen a las flores.

A veces se nos prohíbe que hagamos alguna cosa, y eso es como una espina para nosotros. Llega a dolemos. Por eso, en uno de los Diez Mandamientos, Dios enseña que debemos respetar a nuestros padres. Ellos nos aman y quieren lo mejor para nosotros.

Hablemos con Dios

Dios, muchas gracias porque tengo padres. Ayúdame a ser un buen hijo (o una buena hija). ¡Amén!

Meditaciones Matinales para niños pequeños

Hablemos con Dios

Por: Sueli Ferreira de Oliveira – Marta Irokawa

Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com

(312)

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*