8 |  El Perdón | Serie de estudio: Dios Revela su Amor


La consecuencia del pecado es la muerte eterna, pero Dios en su infinito amor proveyó un medio de rescatar a la humanidad de esa condición; la muerte de Jesucristo en nuestro lugar, para que la humanidad no se olvidará de ese plan Dios instituyó  un rito ceremonial  en el que los animales eran sacrificados simbolizando el futuro sacrificio de Cristo. En este estudio es lo que vamos a centrarnos en el perdón de nuestros pecados.

Adán y Eva nuestros primero padres trasgredieron una orden de Dios, quebrantaron la Ley de Dios; y como resultado de su desobediencia fueron expulsado del paraíso, el hombre falló al desobedecer a su  Creador y quedó sujeto a la muerte, Dios hizo provisión para redimir al pecador. La Biblia dice que Dios ya tenía repuesta para el problema del pecado en el   libro de Génesis 3. 15 lo podemos ver como la promesa salvadora.

“Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.”

Dios dio a su hijo para morir en lugar del hombre, y ese sacrificio de Jesús muriendo en la Cruz expió nuestros pecados y  resolvió el problema de nuestra salvación. Antes de venir Cristo a esta tierra y hacer expiación en la cruz; existió la necesidad de una ley ceremonial y de ordenanzas que señalaban  al Redentor de la humanidad. Esa ley determinaba que animales como corderos fuesen muertos en lugar del pecador que significaba el futuro sacrificio de cristo.

Somos salvo de la muerte eterna y de la perdición, porque el Señor Jesucristo tomó nuestro lugar.

La muerte de Cristo en el Calvario cumplió la promesa de Dios en darnos un salvador; y habiendo venido aquel  que señalaban los sacrificios ceremoniales se hicieron innecesarios, por tanto fue abolida la llamada ley ceremonial; hoy no necesitamos ofrecer aquellos sacrificios el verdadero sacrificio de Jesús ya fue ofrecido y la ley de los rituales ceremoniales fueron clavada en la cruz, pero no la Ley Moral la cual es la Ley de los Diez Mandamientos que aún se encuentra vigente.

La Ley de Dios está inmutable como su autor, es una revelación  del Creador que Él mismo escribió. Si guardamos la ley de Dios nosotros tendremos vida  y seremos felices, pero si transgredimos la ley nos perjudicaremos a nosotros mismo llevándonos hasta la muerte; Dios es amor y su ley también lo es. Somos salvo del pecado cuando creemos en Jesús.

 Acompáñenos en esta serie para poder entender este tema tan importante y reconocer  que tenemos un Salvador que nos libra del pecado.



(2245)

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

ESCUELA SABÁTICA

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*