Bosquejo | Lección 9 | Pruebas, tribulaciones y listas | Escuela Sabática Pr. Edison Choque

Bosquejo 9

El capítulo 5 del libro de Daniel registra la caída de Babilonia en el año 539 a. C.
Esto de manos de Ciro, rey del ejército Medo-Persa.
Belsasar era el rey de Babilonia y confió erróneamente en su éxito, lujo y fama.
Pero la mano de Dios escribió en la pared del palacio que sus días habían sido contados y estaban llegando a su fin. (Colocar la escritura)

Dos años después, conforme a la profecía bíblica, ocurrió el primer regreso a Jerusalén (537/536 a. C.) como resultado al decreto de Ciro.

El propósito de la lección de esta semana es: Reconocer el cuidado y dirección de Dios hacia su pueblo específicamente en relación al regreso y la reconstrucción de Jerusalén.

Esdras 8:22 “La mano de nuestro Dios es para bien sobre todos los que le buscan.”

Bienvenido al bosquejo de la lección de la Escuela Sabática, ya estamos en la lección 9, titulada: “Pruebas, tribulaciones y listas”
Tocaremos dos asuntos en el bosquejo de esta semana:
1. Las listas
2. El propósito de las listas

I. Las listas
Un fenómeno que sorprende a muchos son las numerosas listas incluidas en los libros de Esdras y Nehemías.
Algunas listas incluyen objetos, otras enumeran categorías de personas, y también hay listas de utensilios del templo.

Hagamos entonces un repaso de las diferentes listas:

1. Lista de objetos tomados del templo en Jerusalén por el famoso rey de Babilonia Nabucodonosor (Esdras 1: 9-11) “En total cinco mil cuatrocientos” utensilios.

2. La lista de exiliados que regresaron del cautiverio babilónico bajo el liderazgo de Zorobabel el gobernador y Josué (Esdras 2: 1–70; Nehemías 7: 6–73).

Esta lista menciona sacerdotes, levitas, cantantes, porteros y sirvientes del templo, así como el resto de los israelitas, una multitud de aproximadamente cincuenta mil personas.
Curiosamente, la lista también contiene la cantidad de animales que los judíos llevaron consigo desde Babilonia a Jerusalén (Esdras 2: 66–67).

3. La lista de diferentes decretos reales.
Decreto de Ciro (Esdras 1: 1–4), Darío (Esdras 6: 1–12) y Artajerjes (Esdras 4: 17–23; 7: 11–26)

4. La lista de jefes de familias que regresan con Esdras (Esdras 8: 1–14)

5. La lista de personas culpables de matrimonio mixto (Esdras 10: 18–44)
Contiene 111 nombres en total.

6. La lista de constructores de partes específicas del muro de Jerusalén (Nehemías 3: 1–32).
7. La lista de ochenta y cuatro oficiales
(líderes, levitas y sacerdotes) que colocaron sus sellos en el pacto para seguir fielmente al Señor (Nehemías 10: 1–39).

8. La lista de los primeros residentes de Jerusalén después del regreso de Babilonia (Nehemías 11: 3–19; y 1 Crónicas 9: 2–21).

9. La lista de sacerdotes y levitas que regresaron con Zorobabel y Josué (Nehemías 12: 1–26).
Esdras representa la decimosexta generación desde Aaron.
El propósito de incluir su genealogía es obvio: el narrador quiere asegurarse de que todos sepan que su linaje sacerdotal se remonta a Aarón, el primer sumo sacerdote de Israel.

II. Propósito de las listas

¿Por qué aparecen estas listas en la palabra inspirada?

¿Cual es el propósito? ¿Qué lecciones nos enseñan?

Encontramos por lo menos 5 razones para la existencia de esas listas:

1. Dios se preocupa por las personas, los animales e incluso las cosas.

2. Dios se preocupa por los detalles.
Todo está bajo el escrutinio de Dios.

3. Dios sabe todo. Él conoce a las personas por su nombre, dónde viven, qué hacen y cómo actúan.

4. Dios es el señor de la historia.

5. Dios siempre ha preservado a su fiel remanente.

Todo esto para asegurar la continuación de su pueblo y así mantener su palabra acerca de la simiente prometida de Génesis 3:15.

Aplicaciones

Me sorprende que muchos judíos, incluyendo los levitas y sacerdotes, no quisieran regresar a la tierra de sus padres. Probablemente por tres razones básicas:
1. Habían perdido su identidad.

2. Les parecía una misión arriesgada.

3. Principalmente porque ya se habían acostumbrado a Babilonia. Jerusalén ya no era mas, una atracción para ellos.

No hace falta explicar, creo que entendiste bien.
Recuerda, nuestra verdadera ciudadanía está en el cielo, donde viviremos para siempre con el Señor. Amen.

(66)

Loading...
Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*