HBOOK007-pequeños800
Señor, ponle a mi boca un vigilante que cuide de que yo abra los labios. Salmo 141:3.

 Espero que te guste cantar y orar. Pero, si haces eso, espero que sea siempre con la boca limpia. Yo te explico. Dios nos creó con una sola boca. Si la usas para mentir, insultar o hablar palabras feas, ¿cómo podrá estar lista para alabar a Dios en el siguiente momento? No tienes una boca para hacer esas cosas malas y otra para alabar. Es solamente una boca. Y de adentro sale el sentimiento que domina tu interior.

Sé que no es fácil controlar lo que decimos, pero Dios nos puede ayudar, si le permitimos que él haga eso. Al escribir el Salmo 141, David reconocía su dificultad de controlar lo que decía y le pidió ayuda a Dios. ¡Tú puedes hacer lo mismo!

 Hablemos con Dios

Señor, ayúdame a pensar antes de hablar y controla mi boca. ¡Amén!

 MEDITACIONES MATINALES PARA NIÑOS PEQUEÑOS

HABLEMOS CON DIOS

Por: Sueli Ferreira de Oliveira – Marta Irokawa

__________________________________________________

Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com

Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org

Devoción Matutina en video:

Youtubewww.youtube.com/jespadillchannel

__________________________________________________

(248)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*