INTERMEDIARIOS - 01-02-2013 - ESCUELA SABÁTICA 2013

Imagina que vas en un largo viaje por carretera y quieres mantenerte despierto para que la persona que  conduce no se duerma. Conversan por largo rato, escuchan música. Finalmente, sientes que los párpados se te ponen pesados, tus pensamientos se tornan lentos y comienzas a cabecear. Ya no puedes mantenerte despierto.
Tu espíritu está dispuesto, pero tu cuerpo es débil. Los discípulos de Jesús tenían ese mismo problema cuando Jesús más los necesitó.
(Textos clave y referencias: Mateo 26:31-46; El Deseado de todas las gentes, pp. 636-646.)

DESCARGAR PDF DE LA LECCIÓN

(804)

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*