HBOOK007-pequeños800

Cuando contemplo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que allí fijaste, me pregunto: ¿Qué es el hombre, para que en él pienses?

¿Qué es el ser humano, para que lo tomes en cuenta? Salmo 8:3,4.

La familia se despertó bien tempranito para viajar hasta la casa de los abuelos, que quedaba a muchos kilómetros. Cuando el día comenzó a clarear, un lindo tono anaranjado cubrió el cielo.

-¿Sabían que Dios, antes de pintar el amanecer, eligió los colores? -dijo la madre. Él escogió con cuidado cada color.

-Todavía es temprano, ¿no es cierto? -quiso saber uno de los hijos-. Porque quiero darle las gracias a Dios, pero no quiero despertarlo.

Dios no duerme, no se toma vacaciones y nunca está ocupado. Eso quiere decir que siempre, siempre, o sea, a cualquier hora del día o de la noche, él está dispuesto a escucharnos.

¿Qué tal si le cuentas a Dios cómo fue tu mañana? ¿Y qué más quisieras contarle? Él está listo para oírte.

Hablemos con Dios

Querido Dios, gracias porque tienes tiempo para mi, voy a conversar contigo muchas veces más durante el día. ¡Amén!

MEDITACIONES MATINALES PARA NIÑOS PEQUEÑOS

HABLEMOS CON DIOS

Por: Sueli Ferreira de Oliveira – Marta Irokawa

Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com

(305)

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*