Lección 1 | Lunes 1 de abril 2019 | Un tiempo para nacer, y un tiempo para morir | Escuela Sabática Jóvenes

LUNES 1° DE ABRIL
UN TIEMPO PARA NACER, Y UN TIEMPO PARA MORIR
Testimonio – Ecl. 3:2
Hace poco asistí al funeral particularmente triste de un familiar, y me hizo meditar en el significado de la vida. En esa ocasión, me pregunté: “Si todos terminamos muriendo, ¿cuál es, entonces, el propósito de vivir?”
Está en la naturaleza humana intentar controlar nuestras circunstancias. Pasamos muchas horas planeando la manera en que debería ser nuestra vida. Aunque nadie sabe cuándo la muerte llamará a la puerta, no somos ajenos al hecho de que la ella es inevitable. No obstante, hay etapas de nuestra vida que son designadas por Dios. Antes de nacer, Dios ha establecido un momento para que nazcamos, y él es quien determina cuándo dejaremos esta Tierra.
Desde tiempos inmemoriales, Dios nos conocía; aun antes de formarnos en el útero de nuestra madre y de separarnos para su propósito designado en un momento en particular (Jer. 1:5). Entonces, podríamos preguntarnos: “¿Qué hemos de hacer con nuestro corto paso por la Tierra?”
“Los miembros de la iglesia de Dios deben ser celosos de buenas obras, renunciar a las ambiciones mundanales y caminar en los pasos de Aquel que anduvo haciendo bienes. Con corazones llenos de simpatía y con pasión, han de ministrar a los que necesitan ayuda y comunicar a los pecadores el conocimiento del amor del Salvador. Semejante trabajo requiere empeñoso esfuerzo, pero produce una rica recompensa. Los que se dedican a él con sinceridad de propósito verán almas ganadas al Salvador; porque la influencia que acompaña al cumplimiento práctico de la comisión divina es irresistible”.’
“El propósito de Dios para los niños que crecen en nuestros hogares es más amplio, más profundo y más elevado de lo que ha logrado abarcar nuestra restringida visión”? Dios tiene un plan maravilloso para nuestra vida, y aunque nuestros días están contados, promete que su plan nos dará esperanza, un futuro y un final esperado (Jer. 29:11). El maravilloso plan de Dios para nuestra vida es que entreguemos continuamente los deseos pecaminosos de nuestra carne y que reflejemos su imagen. Que “no vivan como necios, sino como sabios, aprovechando al máximo cada momento oportuno, porque los días son malos” (Efe. 5:15,16). Cuando estamos viviendo vidas realizadas, podemos salir a este mundo para hacer lo que Dios nos ha llamado a hacer: contarles a otros sobre su gran amor y su pronto regreso como Rey de reyes.
‘ Los hechos de los apóstoles. p. 91. | 2 La educación, p. 262.
PARA PENSAR Y DEBATIR
¿Cómo describirías la etapa de la vida en la que te encuentras ahora?
¿De qué manera Dios te ha revelado su plan durante este tiempo?
=============================
Lecciones de Escuela Sabática para Jóvenes
Lección 1: ara el 6 de abril de 2019
LOS RITMOS DE LA VIDA
2er. Trimestre 2019 – Las Etapas Familiares
Narración: Adan Vicente

(372)

Loading...
Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comment

  • juan gonzales 8 meses ago

    necesito por favor que me compartan el material en pdf para poder compartirlo con mi escuela sabática. la escuela sabática de jóvenes por favor