Lección 1 | Martes 2 de abril 2019 | Lo inesperado | Escuela Sabática Adultos

Martes 2 de abril
LO INESPERADO
Lee Job 1:13 al 19; y 2:7 al 9. ¿Qué le pasó a Job? ¿De qué manera su experiencia refleja lo que nos sucede a todos, de una forma u otra, o en un momento u otro?
El filósofo griego Heráclito declaró que “no hay nada permanente, a excepción del cambio”. Justo cuando parece que todo va bien, sucede algo inesperado. Quizá sea la pérdida de un trabajo o de una extremidad corporal, una enfermedad que nos obliga a guardar cama o es causa de una muerte prematura, un incendio en la casa, un accidente automovilístico, una caída mientras caminamos con la mascota de la familia.
Por supuesto, no todos los cambios tienen que ser negativos. Tal vez una promoción en el trabajo lleve a mejores condiciones económicas. O quizá conozcas a tu futuro cónyuge, un cambio que muchos recibirían con agrado.
De cualquier modo, podemos estar siguiendo un ritmo, e incluso teniendo una rutina, cuando de forma instantánea e inesperada resultamos gravemente afectados.
Job, indudablemente, no previó la nueva etapa de su vida. La Biblia lo describe como un “hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal” (Job 1:1). También sabemos que estaba casado, que tenía siete hijos y tres hijas, y que era muy rico (Job 1:2, 3). Para cuando llegamos a la mitad del libro, ya ha sufrido al menos seis pérdidas importantes: sus bienes, su mano de obra, sus hijos, su salud, el apoyo de su esposa y el ánimo de sus amigos. Su mundo dio un vuelco, y su vida familiar quedó devastada.
Aunque lo que le ocurrió a Job fue extremo, ¿quién no ha experimentado algo inesperado, de una manera muy negativa también? Quizá todo esté yendo viento en popa cuando, de repente y sin previo aviso, la vida cambia por completo, y nuestra vida y la de nuestra familia nunca volverán a ser las mismas.
Esto no es nada nuevo. Probablemente Abel no se imaginaba que sería asesinado, y José no esperaba que lo vendieran como esclavo a Egipto. En ambas historias, los miembros de la familia fueron los traidores, y en ambas historias las familias se vieron muy afectadas por lo que les sucedió a otros miembros. Las Escrituras están cargadas de ejemplos de gente cuyas vidas y familias se vieron enormemente transformadas por lo imprevisible.
¿Cómo te ha ayudado la fe en medio de las pruebas que inesperadamente interrumpieron los ritmos de tu vida?
=============================
Lecciones de Escuela Sabática para Adultos
Lección 1: ara el 6 de abril de 2019
LOS RITMOS DE LA VIDA
2er. Trimestre 2019 – Las Etapas Familiares
Narración: Carlos Martín

(176)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*