Lección 11 | Miércoles 12 de junio 2019 | Llegando a ser | Escuela Sabática Jóvenes

MIÉRCOLES 12 DE JUNIO
LLEGANDO A SER
Cómo hacer: Jer. 1:5
Una flor, al Igual que nuestra vida, comienza como una pequeña semilla plantada entre otras. Desde el mismo comienzo, Dios sabía qué sería y por lo que tendría que pasar para en el proceso de llegar a ser. Los beneficios de la tierra, el sol y la lluvia proveen abundantemente todo lo que necesita para crecer. Soportar los vientos y las lluvias, sufrir la basura que le arrojan encima y el pisoteo de pies indiferentes que no ven su valor son solo algunas de las cosas que hacen que las plantas sean más resilientes.
En los hogares cristianos, un lema y práctica popular es: “Una familia que ora unida se mantiene unida”. Hay poder en la oración, y unirse en oración intercesora en unidades familiares es lo mejor que puede hacerse para fortalecer la fe y mejorar a cada miembro de ella. Dios quiere que crezcamos para ser lo mejor posible, así que si mantenemos nuestro rostro hacia arriba, hacia el Hijo, y le pedimos sus bendiciones; y luego esperamos en él con fe expectante, recibiremos (Luc. 12:27,28). Dios se ha probado vez tras vez con lluvias de bendiciones sobre quienes creen; lluvias que desarrollarán raíces fuertes y alentarán el crecimiento saludable.
¡A Dios le encanta la variedad! Sabe cómo hacer que nuestras diferencias funcionen para que todo se una hermosamente. Es algo tan maravilloso cuando uno puede juntar diferentes tipos de flores y hacer un arreglo en un jardín o en un jarrón, para crear el ambiente más hermoso. Diferentes especies, colores, tamaños y perfumes se complementan unos a otros. Algunas familias terminan con miembros de distintas razas, culturas, colores de piel y trasfondos, algunos por medio de la acogida temporal y la adopción, ¡y Dios hace que funcione! Si todos recuerdan depender de Dios y obedecerlo, él los ayudará a ganar toda la fuerza y la estabilidad que necesitan.
Puedes preguntarte cuál es tu valor mientras creces entre tu familia de flores. Dios las creó por algo más que solo para impartir su belleza. Algunas flores son comestibles; otras tienen propiedades medicinales: algunas cumplen roles importantes en nuestras tradiciones tanto para ocasiones gozosas como sombrías, proveyendo paz, consuelo y gozo; reducen el estrés, y alivian la ansiedad. Si Dios puede tener un propósito para una flor, entonces definitivamente tiene uno para ti, incluso si todavía no estás seguro de cuál es (Jer. 29:11).
¿Sientes que no tienes familia? ¿Sientes que nadie está allí para amarte y apoyarte? ¿Piensas que no le importas a nadie? Si estás viviendo de esta forma, deberías saber que tienes un Padre que te ama y que está dispuesto a hacer todo lo que pueda para que tengas éxito en esta vida y para tenerte a su lado en la próxima (Juan 15:5; Heb. 13:5; 1 Juan 3:1).

PARA PENSAR Y DEBATIR
¿Por qué es tan importante tener una conexión o un vínculo con la familia?
¿De qué maneras has ganado fortaleza durante tu proceso de llegar a ser? ¿Cómo puedes compartirlo con otros?
=============================
Lecciones de Escuela Sabática para Jóvenes
Lección 11: Para el 15 de junio de 2019
FAMILIAS DE FE
2er. Trimestre 2019 – Las Etapas Familiares
Narración: Adan Vicente

(87)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*