Lección 11 | Sábado 7 de septiembre del 2019 | ¿Una esperanza o una promesa? | Escuela Sabática Jóvenes

COMO VIVIR LA ESPERANZA ADVENTISTA
“Por lo tanto, mis queridos hermanos, manténganse firmes e inconmovibles, progresando siempre en la obra del Señor, conscientes de que su trabajo en el Señor no es en vano’ (1 Cor. 15:58).

SÁBADO 7 SEPTIEMBRE
¿UNA ESPERANZA O UNA PROMESA?
Introducción | Tito 2:12,13
Como la mayoría de nosotros, espero casarme un día. Es un lindo sueño, y espero con ansias verlo cumplirse. Hay algunas cosas que puedo hacer para prepararme para este paso en la vida. Puedo obtener una educación, aprender habilidades útiles para la vida y continuar creciendo en mi experiencia con el Señor. Pero otros pasos en la preparación tendrán que esperar hasta más tarde.
Pero ¿y si me comprometo? Todavía seguiría esperando para casarme, pero ahora habría una diferencia: una promesa. Ahora compraré un vestido, quizá buscaré ofertas de cosas de cocina, y me prepararé para mudarme. ¿Notas la diferencia? Antes solo tenía la esperanza de casarme, pero cuando tuve la promesa de que me casaría, todo cambió.
¿Y qué en cuanto a nuestra experiencia cristiana? La Biblia dice que tenemos una promesa. Jesús mismo dijo: “Vendré otra vez” (Juan 14:3, RVR 95). Esto es algo en lo que realmente podemos poner nuestra confianza. Pero si nuestra creencia en Cristo no gobierna cada pensamiento y acción, ¿realmente lo creemos? Sus palabras son tan poderosas que cambian cada aspecto de nuestra existencia: la forma en que vivimos, nuestra perspectiva, nuestras acciones y la forma en que interactuamos con otras personas.
Para demasiados cristianos hoy -y sí, incluso para adventistas del séptimo día-, el cristianismo es solo una cultura conveniente. Gobierna las cosas que hacemos… solo cuando se alinea convenientemente con nuestras preferencias. Elegimos hacer lo que nos gusta y esperamos que a Dios le parezca bien. Nos volvemos egoístas en nuestra mentalidad y solo nos preocupa llegar a ser exitosos. Olvidamos que hay un mundo que alcanzar, y no hay mucho tiempo para hacerlo. Y el mundo que alcanzar no está solo en una selva remota. Puede estar en nuestra comunidad, en la gente con la que interactuamos.
¿Vives para mostrarles a otros cómo la promesa del pronto regreso de Jesús ha cambiado tu vida, o esperas que alguien más les muestre la luz? Tenemos el deber de esparcir estas buenas nuevas a todos, especialmente a los más pequeños, para que ellos también puedan ser salvos en su reino. Somos llamados a vivir esta esperanza, esta promesa, ¡cada día de nuestra vida!
=============================
ESCUELA SABÁTICA PARA JÓVENES
Lectura del folleto Joven
Lección 11: Para el 14 de septiembre del 2019
COMO VIVIR LA ESPERANZA ADVENTISTA
Tercer Trimestre 2019 – Servir a los necesitados
Narración: Adan Vicente

(223)

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*