Lección 12 | Jueves 21 de marzo 2019 | La bestia en la iglesia | Escuela Sabática Joven

JUEVES 21 MARZO
LA BESTIA EN LA IGLESIA
Opinión: Apoc. 17:9-11
El caso de Judas Iscariote como el traidor de Cristo es una indicación de cómo el dragón encontró un modo de entrar a la Iglesia de Cristo. Judas no se entregó completamente a Cristo y, al final, sus acciones lo revelaron como totalmente anticristiano.
Juan utiliza imágenes y figuras en sus visiones, y la Biblia se explica claramente a sí misma en cuanto a los símbolos, las figuras y las imágenes, para que nadie quede con dudas. Las cabezas y cuernos (colinas y reyes), que se mencionan en Apocalipsis 17:1 al 3 exponen la magnitud de la influencia y el poder terrenal que ejerce el dragón. Este, por supuesto, es Satanás (Apoc. 12:9), y su influencia continúa infiltrándose en la iglesia hasta en nuestros días.
Hoy hay muchas agencias satánicas en la iglesia, no muy diferentes a Judas Iscariote, que están tratando de robarle a Dios y a sus hijos tanto espiritual como materialmente. Han vendido su lealtad a Cristo y ahora están en contra de él y de sus principios.
La Biblia, por medio de Judas, enseña de qué modo los cristianos pueden reconocer la apostasía en la iglesia y estar del lado de Cristo al final. Judas aconseja a los cristianos que “sigan luchando vigorosamente por la fe encomendada una vez por todas a los santos” (Jud. 3). Esta enseñanza implica que la guerra será continua. Los verdaderos cristianos tienen una lucha constante contra los falsos maestros y sus enseñanzas.
De hecho, cada cristiano está involucrado en esta lucha, no solo los líderes de las iglesias. Todos los creyentes deberíamos afilar nuestras habilidades de discernimiento para lograr, por medio del poder del Espíritu Santo, identificar y prevenir cualquier tipo de apostasía en nuestro medio. ‘El problema es que se han infiltrado entre ustedes ciertos individuos que desde hace mucho tiempo han estado señalados para condenación. Son impíos que cambian en libertinaje la gracia de nuestro Dios y niegan a Jesucristo, nuestro único Soberano y Señor” (Jud. 4).
Primero, los falsos maestros se infiltran de una manera que no es fácil de detectar Las personas pensaban que Judas era uno de los discípulos: no tenían idea de que traicionaría a su Maestro. En segundo lugar, se especializan en imitar la verdad, para que sus súbditos no puedan notar la diferencia entre la verdad y el error. Por último, niegan al único Maestro, Jesucristo.

PARA PENSAR Y DEBATIR
Si identificamos falsos maestros en nuestra iglesia, ¿cómo podemos ayudarlos a volver a Cristo?
=============================
Lecciones de Escuela Sabática para Jóvenes
Lección 12: Para el 23 de marzo de 2019
JUICIO SOBRE BABILONIA
1er. Trimestre 2019 – El libro de Apocalipsis
Narración: Adan Vicente

(111)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*