Lección 2 | Jueves 11 de julio 2019 | Cosas celestiales y cosas terrenales | Escuela Sabática Jóvenes

JUEVES 11 JULIO
COSAS CELESTIALES Y COSAS TERRENALES
Opinión: Mat. 6:33
Muchas personas que van a los Estados Unidos lo hacen con una cosa en mente: cumplir el “sueño americano”. Quieren trabajar duro y obtener una educación y un trabajo bien pago, comenzar una familia, y comprar una casa, un auto y otras comodidades que les den un sentido de logro.
No hay nada malo en querer mejorar nuestro estilo de vida o proveer comodidades para disfrutar con nuestra familia. Sin embargo, muchas veces “el sueño’ se convierte en el centro de atención, lo cual llega a ser nuestra razón para vivir. Muchas veces llega al punto de ocupar el lugar que Dios deberla tener en nuestra vida. Así, solemos tomar decisiones buscando acercarnos a ese sueño en vez de acercarnos a Dios.
Perder de vista el cielo cambia lo que somos y la razón por la que vivimos. Nos hace ponernos a nosotros en el centro. Llegamos a ser tan egocéntricos que nuestros deseos sustituyen las necesidades de otros. Esto es exactamente lo que quiere el diablo, desviar nuestra atención de lo que Dios nos ha llamado a hacer: servir y ser una bendición para otros. En lugar de crecer para ser más semejantes a Cristo, hacemos lo opuesto.
Mateo 19:16 al 22 cuenta sobre un joven que había sido bendecido con muchas posesiones. No solo era rico, también era una persona decente. No obstante, su riqueza era el centro de su vida; era el dios por encima del verdadero Dios. Jesús le dijo a este joven rico que dejara de enfocarse en su “sueño americano” y que comenzara a utilizar su bendición para bendecir a otros, al suplir sus necesidades. Tristemente, el joven rico no amó a su prójimo como a sí mismo.
Al meditar en la vida de Jesús, vemos evidencias de que Jesús se concentraba en ayudar a otros y ser una bendición para ellos. Siempre cuidó de las necesidades de los demás, tanto las físicas como las espirituales. Jesús estaba más Interesado en suplir las necesidades de la gente que en obtener un título, ganar buen dinero o tener posesiones y comodidades. Se enfocó en su misión y no se desvió de ella.
Miremos el panorama mayor de la vida y meditemos sobre las cosas que realmente importan. Dios nos ha bendecido de muchas maneras. Seamos una bendición para otros. Concentrémonos en la gente antes que en las posesiones temporales. “Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas” (Mat. 6:33). Que nuestras inversiones estén en el cielo, en vez de en cosas terrenales.

PARA PENSAR Y DEBATIR:
¿Está tu “sueño americano” estorbándote el camino para bendecir a otros?
¿Cuáles son algunas de las maneras prácticas en que puedes invertir en el cielo?
¿Cómo podemos recordarnos a nosotros mismos que debemos bendecir a otros con nuestras bendiciones?
=============================
ESCUELA SABÁTICA PARA JÓVENES
Lectura del folleto Joven
Lección 2: Para el 13 de julio de 2019
MODELO PARA UN MUNDO MEJOR
3er. Trimestre 2019 – Servir a los necesitados
Narración: Adan Vicente

(106)

Loading...
Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*