Lección 2 | Martes 9 de abril 2019 | Construye una fortaleza, no un castillo de arena | Escuela Sabática Joven

MARTES 9 DE ABRIL
CONSTRUYE UNA FORTALEZA, NO UN CASTILLO DE ARENA
Testimonio: Mat. 7:24,25
Construir sobre un cimiento sólido no es un concepto ajeno a los cristianos porque nos esforzamos por construir nuestra vida espiritual en Cristo, nuestra Roca sólida. Esto se traduce en asegurarnos que la base sobre la que tomamos nuestras elecciones sea fuerte, porque todas las demás decisiones que tomamos desde ese momento en adelante surgen de la decisión anterior.
Tomemos el ejemplo de encontrar una carrera profesional. Primero, determinas a qué universidad asistir. Esa decisión forma una base sobre la cual afirmarnos. Construir sobre esa base incluye seleccionar un curso de estudios y descubrir a las personas con las que quisiéramos relacionarnos en el campus. Nuestro ambiente ahora depende de esa decisión inicial, del cimiento, porque no podemos estudiar lo que la universidad no ofrece, ni podemos ser compañeros de clase de quienes no son alumnos.
Cada aspecto de nuestra vida es un rumbo donde estamos a punto de abrir nuevos caminos. Experimentamos nuevas fases en esas áreas en las que se nos requiere tomar decisiones iniciales: aquí es cuando comenzamos a poner un cimiento. Luego de este punto, cada elección que hacemos es otro ladrillo que agregamos a este cimiento, al tratar de construir una vida para nosotros.
“Ninguna cadena es más fuerte que su eslabón más débil. Podemos considerar cierta cadena como buena en conjunto, pero si un eslabón es débil, no se puede tener confianza en ella”.’ Un eslabón débil en una cadena es la medida de la fuerza de la cadena. ¿Cómo, entonces, podemos nosotros, débiles e insignificantes, esperar tomar decisiones que influyan en nuestra vida sin el aporte de quien conoce el fin desde el principio?
Las elecciones que hacemos tienen un impacto en nuestra vida de una u otra manera. Estas decisiones moldearán nuestro carácter. Al mirar a Jesús buscando dirección, al darnos cuenta de que él está muy preocupado por cada decisión que tomamos, tenemos más posibilidades de tomar las correctas y, así, desarrollar un carácter semejante al del Hijo del hombre.
Dios nos eligió en él “antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor” (Efe. 1:4, RVR). Nosotros fuimos la elección de Jesús. ¿Lo elegiremos a él también?
Mensajes para los jóvenes, p. 87.
PARA PENSAR Y DEBATIR
Encuentra un ejemplo de un personaje bíblico que hizo caso al consejo de Dios en sus decisiones, y un ejemplo de uno que no lo hizo. ¿Qué diferencias hubo en los resultados?
Jesús tomó la decisión de morir por nosotros sabiendo que no todos lo aceptarían. ¿Cómo deberíamos manejar las decisiones cuando no vemos un resultado positivo para nosotros, incluidos nosotros?
=============================
Lecciones de Escuela Sabática para Jóvenes
Lección 2: Para el 13 de abril de 2019
LAS DECISIONES QUE TOMAMOS
2er. Trimestre 2019 – Las Etapas Familiares
Narración: Adan Vicente

(71)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*