Lección 3 | Sábado 13 de abril 2019 | ¿Dónde está tu paraguas? | Escuela Sabática Jóvenes

PREPARÉMONOS PARA EL CAMBIO
“La justicia irá delante de él, y sus pasos nos pondrá por camino” (Sal. 85:13, RVR).

SÁBADO 13 DE ABRIL
¿DÓNDE ESTÁ TU PARAGUAS?
Introducción: Gén. 16:1,2,5,6; Ed. 3:1; 1 Cor. 10:1-13; Hech. 5:1-10; Mat. 20:20-22
Había un pueblito que había estado experimentando un clima seco por muchos años. Los árboles habían perdido sus hojas, y el río que una vez fluyó con agua fresca y limpia estaba seco, dejando al descubierto un lecho de arcilla resquebrajado, con grietas de hasta 30 cm de ancho. Las aves de rapiña rondaban el pueblo buscando cadáveres de animales abandonados. Hasta las personas caminaban por allí, flaquísimas, apenas sobreviviendo. Habiendo agotado todas sus opciones, los habitantes hicieron una reunión. “Oremos”, sugirió una anciana. “Solo Dios puede ayudarnos ahora”. Decidieron tener una gran reunión de oración en la plaza central, al aire libre, una noche, y todos estaban invitados a asistir para orar. Entre la gente que se reunió para orar había una niñita que sostenía con fuerza un paraguas abierto. Algunos estaban curiosos, otros estaban molestos, y otros más hasta estaban furiosos porque las varillas del paraguas los pinchaban constantemente. Finalmente, un transeúnte curioso preguntó: “¿Por qué trajiste el paraguas? ¿No puedes ver que no llueve, y que hemos venido aquí para orar por lluvia? Solo un tonto estaría parado en una noche despejada como esta con un paraguas abierto”.
La niñita respondió: “Yo también vine para orar. Estoy segura de que nuestras oraciones serán respondidas y lloverá. Por eso, traje este gran paraguas”.
La vida está caracterizada por el cambio. Eclesiastés 3:1 declara: “Todo tiene su momento oportuno: hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo”. En la vida siempre podemos esperar cambios. Es más, el cambio es algo que puede ocurrir inesperadamente, y muchas veces nos agarra desprevenidos, incluso los cambios que hemos estado esperando o por los que hemos estado orando fervientemente. La clave es tener la misma mentalidad que la niñita que fue con su paraguas a orar por lluvia: preparación y fe; porque cuando estamos desprevenidos, en lo que respecta al cambio, la fe es el mejor amigo del cristiano.
El cambio es prácticamente inevitable, y podemos abordarlo de diferentes formas: podemos elegir ser como los otros habitantes que no estaban preparados para los cambios por los que oraban, o podemos ser como esa niñita que se preparó por fe para el cambio que anticipaba.
=============================
Lecciones de Escuela Sabática para Jóvenes
Lección 3: Para el 20 de abril de 2019
PREPARÉMONOS PARA EL CAMBIO
2er. Trimestre 2019 – Las Etapas Familiares
Narración: Adan Vicente

(174)

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*